Diez consejos para superar una ruptura

Todo el mundo lo supera, te dicen. En unas semanas ni te acordarás. Ahora lo que tienes que hacer es distraerte. ¿Y si te apuntas a Tinder? Ya encontrarás a alguien. Pues a mí me caía fatal. Todo el que haya pasado por una ruptura sentimental dolorosa y tenga a su lado buenos amigos seguramente habrá oído mil veces esta serie de tópicos que tienen como objetivo subirnos la moral y reconstruir nuestra autoestima, aunque probablemente pocas veces lo logren. Pero lo cierto es que sí que existen tips para, si no superar, llevar un poco mejor una ruptura y no pasarnos los días envueltos en un amasijo de mocos frente a un bote de helado.

1- Piensa en lo malo. Es igual si nos han dejado o hemos sido nosotros, o si ha sido de mutuo acuerdo. Cuando ya no está a nuestro lado comenzamos no solo a idealizar a nuestra ex pareja sino a sobredimensionar los maravillosos momentos que vivimos juntos. Mal, muy mal. Cuando esto ocurra, es conveniente contrarrestar este pensamiento con otro más realista, que nos haga ver las cosas malas de la relación y volver a recordar aquellos momentos en que no fuimos tan felices. En palabras de la psicóloga Helena Romeu: “Claro que hubo cosas buenas, pero si se terminó fue porque las cosas malas pesaban más”, y sobre todo evita los terribles “y si…”, que no hacen sino reforzar un sentimiento de culpa que no nos conviene. “Actuaste como lo hiciste porque en cada momento creíste que era lo mejor, así que, mira adelante y continúa con tu vida”, afirma.

2- Corta la comunicación. Oblígate a no mirar sus redes sociales, ni sus fotos y, por supuesto, no te hagas el encontradizo. De nuevo el pensamiento te ayudará: tienes que recordarte a diario que estás en una nueva fase, por lo tanto no debes regresar a la anterior ni siquiera de forma virtual.

3- Retoma aquello que dejaste de hacer al estar en pareja. Ya sea flamenco, macramé o escribir la gran novela americana. Probablemente fuiste abandonando alguna de tus aficiones porque necesitabas tiempo para dedicar a la pareja y, de repente, tienes todo el tiempo del mundo: ¡aprovéchalo!

Figures of couple from paper and scissors.

4- Crea un entorno a tu gusto. A la basura aquellas sillas que eligió tu ex, ese cuadro que trajo de un viaje, la vajilla de su abuela. Que se lleve todo aquello que odiabas y rediseña tu propio espacio, aunque sea poco a poco y con pequeños detalles. Te sentirás mejor.

5- No hables de tu ex todo el rato. Seguro que es lo que más te apetece, ya sea para aborrecerle o lamentar que no esté, o ambas cosas a la vez muy intensamente. Está bien que te desahogues con esos amigos que saben escuchar y que no te cortes si tienes que llorar o despotricar, pero no sacarás nada bueno de dar vueltas y más vueltas al monotema.

6- Cuidado con quién hablas. Evita compartir tu malestar con aquellas personas que no solo no van a entenderte sino que te darán consejos contraproducentes. Estás sensible y vulnerable, así que te toca ser egoísta y hacer lo que más te convenga.

7- Pide ayuda profesional, llegado el caso. Si ves que entras en un bucle de pensamientos negativos y eres incapaz de salir de ellos, no dudes en pedir ayuda psicológica. La terapia cognitivo-conductual suele ser muy eficaz en estos casos, pues nos ayuda a cambiar nuestra línea de pensamientos para ser capaces de acabar viendo las ventajas de la nueva situación.

8- Piensa que se puede ser feliz sin pareja. Cuanto antes derribemos los mitos del amor romántico, antes tendremos una sociedad menos enferma y más feliz, sin millones de personas desesperadas por lograr un ideal sentimental prácticamente imposible durante un tiempo indefinido. Nadie necesita a nadie, y la soledad puede brindarte momentos increíbles. “Dale espacio a la soledad constructiva: aprende a estar solo contigo mismo como vía para el bienestar”, aconseja el psicólogo Rafael Santandreu, autor de ‘Las gafas de la felicidad’.

9- No busques reemplazo. Según el sexólogo Carlos San Martín Blanco, los momentos post-ruptura son fantásticos para profundizar en el ejercicio de aprender a elegir mejor la próxima vez. “Buscar desesperadamente a alguien que sustituya a tu ex pareja es un error. En este momento eres muy vulnerable y elegir precipitadamente acabará haciéndote más daño”, asegura.

10- Sobre todo, paciencia. Superar una ruptura es doloroso en muchos casos, y no es algo que suceda de la noche a la mañana. Piensa que tendrás avances y retrocesos, y que en algún momento que creas estar bien volverás al punto de partida sin motivo aparente. Acepta que es parte del camino, y que a veces hay que dar un paso atrás para seguir adelante.

Por último, si eres de los que estás en una relación y no tienes claro si continuar con ella o dejarla, una buena opción para llegar a una conclusión lo antes posible es seguir el consejo punk del psicólogo Santandreu, que plantea la posibilidad de romper durante cuatro meses. Se trata de no tener ningún contacto, ni guardar ningún tipo de fidelidad: que cada uno haga su vida sin el otro. Y a los cuatro meses emplazarse a un reencuentro y valorar cómo ha ido. Parece que funciona.

Click aquí para cancelar la respuesta.