Dieta: esto es lo que debes comer para que tu esperma sea mejor

La cantidad y la calidad del semen están descendiendo de forma llamativa. Según un estudio de la Universidad Hebrea de Jerusalén, la Escuela de Medicina Monte Sinaí de Nueva York y la Escuela Braun de Salud Pública, la calidad del esperma se ha reducido más de un 50% en los últimos cincuenta años: la concentración de espermatozoides ha disminuido un 52,4% y la cantidad hasta un 59,3%. Y ha sucedido especialmente en la población europea, australiana y norteamericana.

En este contexto, no es de extrañar que cada vez más casos de infertilidad provengan del hombre. Actualmente, el 40% se deben al varón, otro 40% a la mujer y el 20% son mixtos. ¿Qué está pasando para que el semen se altere de esta manera? El estilo de vida, factores medioambientales, el estrés y el sobrepeso son algunos de los factores que influyen. Aunque también afecta a la infertilidad femenina, la contaminación es la primera causa de infertilidad masculina. Este factor contribuye a cambiar la morfología de los espermatozoides.

La exposición a altas temperaturas o las radiaciones y la ingesta de algunos medicamentos también provocan infertilidad. Y, cómo no, las dietas hipocalóricas o con deficiencias influyen en la calidad seminal (y en la salud en general, claro). Se ha comprobado que la falta de zinc, selenio, antioxidantes (vitamina C y E) y aminoácidos (L-carnitina y L-arginina) afecta a la calidad del semen. Aparte de poder tomar suplementos, he aquí algunas recomendaciones alimenticias para evitar estas carencias a través de lo que comes:

Para un mayor aporte de zinc. La escasez de este mineral es culpable del estrés oxidativo, el cual provoca infertilidad. Las ostras son muy muy ricas en este oligoelemento (aportan 60mg /100g), pero como todos los días no vas a comerlas, prueba con las semillas de calabaza, la carne roja y de aves de corral, el chocolate negro, el ajo, germen de trigo, garbanzos, nueces, ciertos tipos de pescados y mariscos (como el cangrejo y la langosta), granos enteros y productos lácteos.

Fruits pomegranate orange spices ingredients mulled wine

Para unos niveles más altos de selenio. La falta de este micromineral se relaciona con una menor cantidad de espermatozoides, una motilidad (movilidad espermática) pobre y cambios en su morfología. Así que para compensar una carencia, toma huevos, queso, cebolla, ajo, setas, nueces de Brasil, avena, carne magra, mariscos, frutas y hortalizas en menor medida. Si consumes estos alimentos con otros ricos en vitamina E, mucho mejor: estudios han demostrado que juntos tienen efectos protectores y beneficiosos en la calidad del semen.

Para incrementar la vitamina C. Este potente antioxidante no solo aumenta su calidad, sino que previene defectos en el esperma. Así que añade a la dieta naranjas, pomelos, fresas y kiwis. También se encuentra en guayaba, mostaza, perejil, caqui, papaya, pimiento, brócoli, col de Bruselas, coliflor, col rizada, baya de saúco, espinaca, lombarda, patata y tomate.

Para aumentar la vitamina E. Su actividad antioxidante hace a los espermatozoides más fértiles. Por lo tanto, deben incluirse en la alimentación almendra, pipa de girasol, cacahuete, avellana, espárrago, aguacate, germen de trigo, brócoli, espinaca, acelga, mostaza, papaya, perejil, trucha, aceite de oliva y calabaza. La L-carnitina se encuentra en carnes rojas y productos lácteos y L-arginina en nueces, huevos y carne.

Además de una dieta equilibrada, mantener un peso saludable también favorece la fertilidad masculina: la obesidad está relacionada con un menor número de espermatozoides y una motilidad pobre. También es importante hacer ejercicio de forma regular, aunque algunos estudios indican que demasiadas horas en el asiento de la bicicleta puede dañar la producción de espermatozoides.

Click aquí para cancelar la respuesta.