Descubres que tienes una ETS, pero, ¿y si él no te ha sido infiel?

Sales con un chico o una chica increíble, la química entre los dos funciona y vuestra relación va viento en popa. Pero al cabo de un tiempo descubres que te ha contagiado una enfermedad de transmisión sexual (ETS) y tú no has tenido relaciones con nadie más. ¿Lo podrás olvidar y pasar página? ¿Cómo debes actuar? ¿Ese contagio significa una infidelidad?
Aparte de acudir al médico para tratar el problema y evitar tener relaciones sin protección, lo primero que se debe hacer es “pedir a tu pareja que se haga análisis para comprobar que, efectivamente, también está infectada”.

“Una vez que tenemos meridianamente claro que ha sido nuestra pareja con la que mantenemos relaciones sexuales de exclusividad (tácitas o pactadas), el siguiente paso es tratar la situación como lo que es, una infidelidad descubierta”, aconseja el terapeuta sexual Raúl Padilla. Sin embargo, -aclara el experto- hay ETS que no necesariamente se contraen manteniendo relaciones sexuales, como la candidiasis o el herpes, habría que valorar este aspecto antes de dar por sentada la infidelidad. Y hay determinados virus, como el del Papiloma Humano (VPH), que no pueden ser detectados en hombres salvo que hayan aparecido verrugas genitales.

Relationship problems affecting sex drive

Efectivamente, el primer pensamiento de la gran mayoría de las personas cuando descubren que su pareja le ha transmitido una ETS es que han sido víctimas de una infidelidad. Pero esto, en muchas ocasiones, no es así, depende del tipo de ETS contagiada, según explica Cristina Prieto, psicóloga y sexóloga: “Existen varios agentes productores de las ETS como son virus, bacterias, hongos y parásitos. En el caso de las producidas por virus (VPH, VIH, herpes genital, etc.), estos pueden permanecer en estado latente sin manifestarse durante años y sin conocimiento por parte del portador. Esto quiere decir que la transmisión de la ETS puede producirse mucho tiempo después del contagio inicial sin que exista infidelidad en la pareja”.

Otras ETS como las producidas, por ejemplo, por bacterias, como es el caso de la gonorrea, sí podrían atribuirse a una relación extra. Esto es debido a que las bacterias se contagian sin que exista un periodo de latencia.

Si no queda duda de que te ha contagiado tu pareja, entonces toca reflexionar. Las consecuencias en estos casos derivan en una pérdida de confianza hacia la pareja que puede desembocar en una ruptura sentimental. “Psicológicamente puede ser devastador ser contagiado de una ETS grave como el VIH, sífilis o gonorrea, pero aún lo es más cuando la única vía de contagio es una persona en la que confiabas. Tras el golpe inicial conviene reflexionar en privado sobre dónde estamos y qué queremos en nuestra vida, incluido en nuestra vida sentimental”, afirma Padilla.

Aunque determinadas prácticas sexuales se contagian incluso con preservativo, ya que siempre que haya contacto entre mucosas puede transmitirse (como es el caso del papiloma), el uso de este método anticonceptivo reduce considerablemente los riesgos de contraer una ETS.  Así que haciendo uso de aquél viejo eslogan: “póntelo, pónselo”.

Click aquí para cancelar la respuesta.