Deporte: ¿hay alguno que le siente mejor al sexo?

Cuando se habla de llevar una vida sana,  todos sabemos que la clave está en llevar una dieta equilibrada y practicar deporte (aunque luego no lo cumplamos). Cabe pensar que si al cuerpo le sienta bien esta combinación, lo mismo debe ocurrir con la salud sexual.

Si bien se relaciona mucho la comida y el sexo, como con los alimentos afrodisiacos , existen también muchos mitos sobre cómo influye el deporte en el sexo.

Por ejemplo, tal y como el experto en terapia sexual de Tú y yo PsicólogosAlejandro C. Miguélez recuerda, “Hay un mito acerca de que practicar sexo antes de una competición deportiva es malo. Esto es falso, puesto que gran cantidad de estudios actuales demuestran que durante los encuentros eróticos se produce testosterona” y la realidad es que “hay una correlación positiva entre los niveles de testosterona en hombres y el rendimiento deportivo”.

Pero, ¿ocurre lo mismo a la inversa? ¿Ayuda el deporte a ser un mejor amante? Parece que la respuesta es igualmente positiva. Como aporta el experto, “es evidente que, si practicamos deporte de forma constante, aumentaremos nuestras cualidades físicas, como la resistencia o la flexibilidad. Estos aspectos pueden ayudarnos a tener encuentros más placenteros de mayor duración o incluso a permitirnos realizar posturas que, sin la flexibilidad necesaria, no podríamos o nos resultaría complicado”.

De hecho, los beneficios no son sólo físicos, sino también psicológicos. “El ejercicio disminuye los niveles de estrés y ansiedad, puesto que ayuda a la producción de hormonas como la dopamina, la serotonina y las endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad” apunta Miguélez, que insiste en que “todo ello ayuda a que podamos sentirnos mejor con nosotros mismos y, por lo tanto, con nuestra pareja de encuentros sexuales”.

Marathon running race

Aportando un punto de vista más científico, Miguélez recuerda que según el estudio realizado por Omer Faruk Karatas, un  investigador de la universidad de Faith (Turquía), “las personas que practican deporte de forma regular se excitan más y mejor”.  La idea que defendía este estudio publicado en Journal of Sexual Medicine es que, comparando a las mujeres de vida sedentaria con mujeres atletas, se podía observar que las segundas tenían una mayor cantidad de flujo sanguíneo en el clítoris, característica que mejoraba el orgasmo y la función sexual.

Otra cuestión que cabe preguntarse es si hay deportes que favorezcan más la función sexual que otros. A este respecto, el experto en terapia sexual destaca que practicar “ciertos deportes como el yoga o el pilates,  favorece la toma de conciencia con nuestro propio cuerpo y la concentración en el momento presente, lo que puede ayudar también en el disfrute de los encuentros”.

Pese a ello, más que ejercicios dentro del gimnasio, el experto aboga por salir a practicar deporte fuera de casa. “Como he comentado antes, la testosterona es una hormona que aumenta el deseo sexual. Pues bien, el sol estimula la producción de vitamina D, esencial para generar testosterona. Así que, si puedes, elige deportes al aire libre”.

En este sentido destaca sin duda el running, puesto que “según la Universidad de Harvard (Estados Unidos), practicar 30 minutos al día de ejercicio aeróbico puede disminuir el riesgo en hombres de sufrir disfunción eréctil”.

De cara al buen tiempo, otra de las apuestas seguras es también la natación, puesto que según Miguélez hay estudios que señalan que “nadar por lo menos 30 minutos tres veces a la semana aumenta la resistencia sexual de las personas”.

Click aquí para cancelar la respuesta.