¿Debes tener un especial cuidado con los genitales tras el verano?

Verano, época de vacaciones, de descanso, de escapar de las rutinas, de dejadez… Piscina, mar, ríos… más tiempo quizás con el bikini mojado o con los genitales directamente en contacto con la arena. Todo esto hace que tus genitales se resientan durante y tras la época estival. Por eso conviene tener unos cuidados especiales (al igual que sucede con la piel, que exponemos más de la cuenta al sol en este periodo). Hablamos con Silvia Carpallo, sexóloga y colaboradora habitual de El Sextante, y nos da estas pistas.

Y la respuesta tajante al titular sería sí, hay que tener un especial cuidado con los genitales pasado el periodo estival. ¿Por qué? Pues porque en verano, por el exceso de humedad (estamos más en el agua, llevamos el bañador o bikini mojado…) puede haber surgido algún episodio de candidiasis. “Lo recomendable entonces es que, de cara al otoño, optemos por llevar ropa de algodón, más transpirable. Si los hongos persisten o si sentimos mayor irritación, deberíamos ir al ginecólogo, ya que a lo mejor necesitaremos hacer uso de probióticos. No son el tratamiento concreto para la candidiasis pero sí pueden funcionar como ayuda para recuperar el ecosistema de la flora vaginal. Así, el tratamiento en sí hará más efecto”, comenta.

Butterfly Pea Flower is a herb.

De todas formas, paciencia: los hongos suelen ser muy habituales y tardan mucho en irse… “Es habitual que una vez que aparece la candidiasis, se tengan más episodios en el futuro. Si éstos aparecen reiterativamente durante los años, habrá que consultar a un especialista. Puede ocurrir también que confundamos la candidiasis con otro problema de irritación o alguna otra infección que no estemos tratando correctamente, para lo que sería necesario hacer un cultivo vaginal y asegurar el diagnóstico. Igualmente, si vemos que el problema es recurrente habrá que cuidar aún más nuestra higiene vulvar y vaginal durante todo el año”, continúa.

También puede pasar lo contrario y que te notes “más seca”

También puede pasar que, tras un periodo de depilación más extrema y continuada y llevar ropa más ajustada, el sudor, etc.. quizás pase lo contrario y notemos nuestros genitales más resecos. “Una buena opción para mantener nuestra hidratación vaginal es tener en la mesita de noche un lubricante con base agua, lo más neutro y natural posible. Si nos aplicamos una pequeña dosis ayudará a mantenernos hidratadas, de la misma forma que nos hidratamos la piel con crema. Ojo con los lubricantes con exceso de alcohol entre sus componentes porque pueden aumentar aún más la irritabilidad”, finaliza. Un extra de consumo de agua, que siempre viene bien, también puede ayudarte a sentirte mejor.

Así que ya sabes, de la misma forma que tras la exposición al sol, mimas más tu piel, lo mismo toca con los genitales. Dosis extra de mimos en otoño y todo irá sobre ruedas.

Click aquí para cancelar la respuesta.