¿De verdad todas las mujeres son multiorgásmicas?

Estás en la cama, has disfrutado bien, te has corrido a gusto y tu pareja también, y de repente le oyes decir: claro, como las mujeres sois multiorgásmicas… Dentro de las frases que oirás decir sobre sexo, muchas de ellas basadas en mitos, ésta es una de ellas. Y forma parte de los mitos, que hay miles. Pero, ¿de verdad todas  mujeres lo son? Y si no lo eres, ¿es que eres raruna entonces?

Vayamos por partes: un orgasmo no es más que un reflejo que puede desencadenarse siempre y cuando haya un cúmulo de excitación. Esta excitación puede estar producida por la estimulación de los genitales o de cualquier otra parte del cuerpo, no olvidemos que el órgano más sexual no lo tenemos entre las piernas sino en la cabeza: el cerebro.

Además, luego entramos en el terreno de lo que le gusta a unos y a otros: puede que una mujer tenga orgasmos con el sexo oral y que otra los tenga con la penetración… Para gustos, orgasmos. Pero abordemos el tema que titula este artículo: ¿ellas son todas multi orgásmicas?  “No. Tener orgasmos es algo que se aprende. No todas las mujeres han aprendido a tener orgasmos, y por supuesto que tampoco todas han aprendido a tener varios orgasmos seguidos en un mismo encuentro sexual”, explica la psicóloga y sexóloga Ana Lombardía. Y añade: “Muchas mujeres, realizando una serie de ejercicios que enseñamos en la consulta, aprenden a ser multiorgásmicas. El proceso es muy divertido y merece la pena.

Close up of woman`s legs in the bed

¿En qué consiste el proceso? Básicamente, se hacen ejercicios para desgenitalizar la sexualidad y aprender a “sensibilizar otras zonas del cuerpo con las que podemos tener también orgasmos como el pecho, el cuello, los pezones, los testículos, la zona perianal…”. Lombardía añade: “El proceso es muy divertido porque vamos aprendiendo nuevas formas de excitarse y de sentir placer, jugando con todas ellas y combinándolas entre sí. Así tomamos el control de nuestra sexualidad y le sacamos más partido”.

Así que ya ves, lo de todas lo son no es cierto pero además, debemos recalcar una vez más, que hay que dejar de centrarse en el orgasmo como el fin de todo. Tu deseo concreto de correrte no debiera marcar el ritmo de la relación, no lo olvides. También, las relaciones sexuales son mucho más porque por otra parte,  si te obsesionas con llegar al clímax (o con tener más de un orgasmo), pueda ser que esa obsesión te impida tenerlos.

Pero, ¿los hombres? ¿pueden ser ellos multi orgásmicos? Pues ya podéis alegraros chicos, que también podéis aprenderlo: “Igualmente, conseguirlo requiere un proceso de aprendizaje que es muy divertido, y que implica ver y practicar la sexualidad de un modo distinto al que estamos acostumbrados”, comenta.

El secreto, querido lector/a, está en la práctica y la perserverancia…

Click aquí para cancelar la respuesta.