Dating online vs dating offline: ¿qué es mejor?

Afortunadamente, una opción no quita a la otra y, si no te va bien ligar en la calle, siempre puedes ligar online y al revés. Y como muchas otras cosas en esta vida, cada modalidad ofrece ventajas y desventajas dependiendo de las necesidades y gustos de cada persona.

A favor de la versión digital (y a tener muy en cuenta): el chiringuito está abierto las 24 horas, puedes (intentar) ligar a cualquier hora del día, en cualquier momento de tu rutina. Y no te limitas a las personas que te encuentras en un bar o cualquier otro sitio, sino que accedes a un sinfín de candidatos/as, fácil y rápidamente, desde la comodidad del sofá de tu casa, y de una zona geográfica amplia, no solo tu barrio o las calles para salir a tomar algo. Y ya se sabe, a más gente, más probabilidades de encontrar el amor.

Cuando alguien se acerca para ligar de forma presencial, normalmente, no sabes nada sobre sus gustos, edad, aficiones, etc. E igual no coincidís en nada, sois incompatibles y, aparte de pasar un buen rato flirteando, al final puede ser una pérdida de tiempo porque siempre chocaríais si salierais como pareja.

Typing on cellphone

Para ligar en internet no necesitas arreglarte y ponerte como un pincel para mostrarte atractivo, basta con poner una foto o varias en las que salgas muy favorecido. Tampoco debes salir de copas y trasnochar, aunque, a veces, el amor de tu vida está en la frutería de debajo de tu casa, en el gimnasio o en el metro…

Puede que no haya química

En contra del dating online, el mayor inconveniente es la desilusión que te llevas al comprobar en la primera cita que no existe la química por mucho que hayáis intercambiado mensajes vía smartphone o PC. O que el otro simplemente busca sexo, lo más habitual en estas redes, cuando tú quieres algo más (o viceversa). O que tu media naranja vive al otro lado del Atlántico y no mola nada una relación a tanta distancia. O que te ha mentido o exagerado en muchas de las cosas por miedo a que no le gustara saber la verdad. O que has ligado con alguien que es un fake, es decir, que era un perfil falso.

Tampoco está comprobada la eficacia de los algoritmos para el amor: un estudio, publicado en la revista Psychological Science in the Public Interest, concluye que existe poca evidencia de que este sistema informático pueda predecir si las personas emparejadas de forma automática tendrán química entre sí.

Ligar de la forma tradicional, es decir, cara a cara, te evita el trago de que te envíen fotografías de penes no solicitadas, algo muy de moda parece ser. Y aunque no termines ligando, al menos desarrollas tus habilidades sociales, oratorias y seductoras. Sabrás enseguida si se enciende la chispa entre los dos. Te darás cuenta de que no hacen falta las apps para tener sexo, si de verdad es lo que quieres. Tu vida será más activa, puesto que siempre estarás emprendiendo actividades para conocer gente, aunque el círculo de potenciales novios/as es mucho más reducido que online.

También debes tener en cuenta que aproximadamente la mitad de un mensaje es comunicación no verbal, y al ligar en el mundo real no te pierdes toda esa información extra de gestos faciales y movimientos corporales, que tanto dicen de una persona.

Lo mejor, sin duda, es la combinación de las citas en línea con las tradicionales hasta que encuentres a esa persona que encaja contigo.

Click aquí para cancelar la respuesta.