Cuidado: esa dieta detox no le sienta bien al sexo

Se acaba el verano y con él el impulso de comerse un helado a media tarde, o a media mañana o después de cenar. O simplemente de comer helados de chocolate sin parar.

Así que con el otoño no solo llega la vuelta a la rutina, sino también la obsesión por hacer una dieta para perder los kilos cogidos en las vacaciones. Y este año lo que se llevan son las dietas depurativas.

Sobre las mismas, Marián García , doctora en Farmacia y nutricionista profesora en  la Universidad Isabel I,  relata que “Sigue en alza la tendencia de las dietas depurativas o détox, que no solo son un fraude sino que además pueden ser peligrosas”.

La experta no olvida que en este momento del año somos más propensos a dejarnos llevar por las dietas milagro, porque “comenzar un nuevo curso, parece que invita a cambiar los hábitos, algo que no tiene nada de malo, la cuestión está en la forma de conseguirlo”.  Así, este otoño una de las modas respecto a dietas, llega desde EEUU, y se basa en añadir carbón activado   a la comida”.

weight check

La idea es que “el carbón activado se emplea como antídoto frente a intoxicaciones en el ámbito hospitalario, pero utilizarlo con otros fines, como las dietas, puede tener consecuencias negativas, especialmente a nivel intestinal”. Entre ellas destaca no solo que se tiñan de negro las heces, sino también “provocar estreñimiento, producir bloqueos intestinales y tener en cuenta que si el carbón activo absorbe sustancias tóxicas, también absorbe nuestras vitaminas y minerales”.

Y ojo, porque también afectan a nuestro deseo sexual

Sin embargo, hacer este tipo de dietas milagro no solo puede afectar a nuestro aparato digestivo, también a nuestra sexualidad.

Es el caso sobre todo de las dietas restrictivas o monotemáticas (como las dietas detox de la cebolla o la alcachofa), en las que es frecuente que debido al bajo consumo calórico “aparezca cansancio, debilidad, irritabilidad o apatía,  que podría afectar el deseo sexual”. Es decir, que se nos quitan las ganas de todo, hasta de tener una buena sesión de sexo. Y eso que el sexo  podría ayudar a la dieta.

Dando un paso más, García añade que las consecuencias pueden ser aún más complejas puesto que “las dietas muy bajas en calorías, también conocidas como VLCD (very low calorie diet) pueden estar vinculadas a la aparición de la amenorrea (ausencia de menstruación)”.

Profundizando en los efectos de las dietas detox que hacemos por nuestra cuenta y riesgo, la experta en nutrición alerta que “el efecto puede ser incluso mortal”. Y es que si la dieta no la hace un dietista o nutricionista adaptada a nuestro cuerpo,  los problemas pueden ir “desde la clásica carencia de nutrientes (como vitaminas y minerales), hasta trastornos metabólicos, pasando por trastornos gastrointestinales, daño renal, etc.”

Así, a modo de conclusión, comenta: “Me resulta llamativo lo imprudentes que podemos llegar a ser cuando se trata de dietas de adelgazamiento. Imprudentes e ingenuos porque: ¿realmente alguien cree que si existiera una dieta mágica para adelgazar seguiría habiendo personas con sobrepeso en el mundo? ¿Alguien cree que si esa dieta existiera se encontraría en un foro de internet o en una revista en lugar de una consulta médica?”.

Click aquí para cancelar la respuesta.