Cuatro mentiras que te han contado sobre la bisexualidad

Mucho se habla sobre la bisexualidad, ya sea en tu entorno o porque lo has visto alguna vez en alguna película o serie. Sin embargo, poco de lo que se dice no está cargado de estereotipos. Así que, realmente, ¿qué sabemos acerca de la bisexualidad? Aprovechamos que se celebra el Día Internacional de la Bisexualidad, el 23 de septiembre, para hablar de ello.

Una realidad invisible
La lucha del colectivo LGTB siempre ha estado más centrada en la homosexualidad y, solo en los últimos años, se ha ido dando más importancia a la bisexualidad y la transexualidad. En este contexto, podemos decir que la lucha por la visibilidad bisexual está en pañales y le queda aún mucho por recorrer y mucho obstáculo al que enfrentarse.

En 1999 se decidió comenzar a celebrar en Estados Unidos el Día Internacional de la Bisexualidad el 23 de septiembre y se ha ido extendiendo poco a poco. ¿Y por qué este día? Se escogió debido a que es el aniversario de la muerte de Freud, primera persona en hablar acerca de la bisexualidad (aunque francamente, no muy bien). Él estipuló que todos nacemos bisexuales y que con la maduración se decantaba hacia uno u otro lado, dejando a los adultos bisexuales como unos inmaduros. Por suerte, al poco tiempo llegó Kindsey con su famosa escala y le dio un enfoque más realista.

Las mentiras que nos han hecho creer
Son muchos los estereotipos que se han instaurado acerca de la bisexualidad y que pasan de boca en boca, difundiendo mentiras allá por donde pasan. Aquí van algunos:

Gender neutral restroom sign that says, "Who cares?"

Los bisexuales son viciosos
Lo de darle a la carne y al pescado, al pelo o a la pluma, no está muy bien visto. Esto se traduce en que si les gustan ambos sexos es porque lo hacen por puro vicio. Pero hay muchos conceptos erróneos en esta idea. Por un lado, que te guste el sexo sea lo mismo que ser un vicioso, ¡una idea absurda y anticuada! Y, por otro, que a todos los bisexuales les tenga que gustar el sexo. Aquí cada persona es un mundo.
También se cree aquello de que como “le dan a todo” no tienen filtro, da igual si le resulta atractivo o no con tal de pillar. ¡Pero nada más lejos de la realidad! Cada persona tiene sus gustos y pone sus propios límites, tengas la orientación que tengas.

Los bisexuales son promiscuos
Ligado al anterior, nos encontramos con que, como les gusta el “vicio” tampoco van a ser capaces de mantener una relación monógama. Se entiende que como le gustan ambos sexos, cuando está con una persona de un sexo siente la necesidad imperiosa de estar también con el otro. ¡Error! Dentro de los bisexuales los habrá monógamos, promiscuos o poliamoros, pero no va en su orientación sexual, sino en su personalidad.

Los bisexuales están confusos
Este es un estereotipo que está tanto dentro como fuera del colectivo LGTB. Se piensa que la bisexualidad es sólo una fase hasta llegar a la homosexualidad. Al igual que la idea de madurez de Freud, la gente piensa que es solo un paso previo para aceptar definitivamente su homosexualidad. ¡Error de nuevo!

Les gustan por igual hombres y mujeres
Otro error común es pensar que esto es un 50%-50%, nada más lejos de la realidad. Hay toda una variedad, me atrevería a decir que por cada persona hay una. Puede ser más un 70%-30%, o este porcentaje puede ir variando a lo largo de la vida según tus experiencias y el momento vital en el que te encuentres. Esto no quiere decir que no tengas las ideas claras, sino que la sexualidad es fluida y puede adoptar diferentes formas a lo largo de nuestra vida.

Para comprender realmente la bisexualidad no hay que entender nada más que estas personas se pueden sentir atraídas tanto por hombres como por mujeres y que no somos nadie para criticar con quién eligen estar en cualquier momento de su vida. ¡Vive y deja vivir!

Click aquí para cancelar la respuesta.