Cuatro consejos para que la llama del amor (y la pasión) no se apaguen

Lleváis unos cuantos años juntos y notas que ya no es como antes: le quieres, pero cada día la rutina pesa más y la pasión se va esfumando. Y es que ya lo cantaba El Último de la Fila, cuando la rutina entra por la puerta el amor salta por la ventana.

No es fácil mantener una relación a lo largo de los años, máxime si hay niños pequeños de por medio, que os roban todo vuestro tiempo. Cuando llega la noche lo que realmente te apetece, después de un día de trabajo y de “pelear” con los críos, es meterte en la cama a dormir (si es que no te duermes antes en el sofá), y no a tener sexo. Y así van pasando los días y las semanas… Pero sabes que es importante mantener encendida la llama del amor y si te lo propones, tampoco cuesta tanto, basta con un poco de voluntad todos los días. Te contamos cómo hacerlo:

Pequeños gestos: la vida se compone de pequeños gestos. Sí, hay quien piensa que el amor se puede expresar con grandes joyas y abrigos caros pero en realidad la ternura, el amor y el cariño hacia el otro se transmiten todos los días. Y con pequeños gestos y detalles: un post-it en la nevera diciéndole que le quieres; llevar el desayuno a la cama; una margarita u otra flor cualquiera; una entrada para un espectáculo; preparar una cena sorpresa… Hazle saber que le sigues queriendo. Es importante.

Cuida tu físico: suele ser habitual que nos “abandonemos” cuando llevamos tiempo en una relación. Entre el trabajo y la familia, no nos queda mucho tiempo para nosotros. Pero es importante sentirse atractivo y resultar atractivo/a al otro/a. Así que no te descuides: una sesión de peluquería, una carrera por el parque, una manicura, un corte de barba o de pelo…

attractive couple in love under white bed sheets

Ideas hot: es cierto, con niños es mucho más complicado tener una vida sexual activa y además, constante. Pero todo es cuestión de proponérselo: busca momentos en los que estéis a solas (aunque sean cortos, un polvo corto e intenso puede ser muy placentero) o propícialos (canguros, abuelos, tíos… echa mano de tu red social). Déjale mensajes subidos de tono en su móvil o envía whatsapp X.

Igual que mantenéis otras rutinas, obligaos a hacerlo con el sexo: por ejemplo, citaros una vez cada quince días en un hotel cercano para pasar unas horas juntos, a solas, y cuidad esos encuentros con mimo. Y en la cama, abre la puerta a la imaginación: os conocéis, sabéis qué le gusta al otro y qué no, ya no es necesario ni hablar.. pero para que no se acabe convirtiendo en algo rutinario, deja que el aire fresco entre en vuestras sábanas. Os vendrá bien.

Mimos: dile lo atractivo/a que te resulta; lo bien que le queda lo que lleva puesto. Hazle saber de palabra que te sigue poniendo, en definitiva, no sois novios, no estáis al inicio de la relación, pero guarda siempre un tiempo para hacer como si lo estuvierais. Dicho de otra forma: sé atento/a, cuida de lo que tienes. Así será más difícil que la llama del amor se apague.

Click aquí para cancelar la respuesta.