¿Cuánto sabes de cunnilingus?

¿Quieres saber cómo de experto eres en el arte del cunnilingus? Sigue este test de verdadero o falso y prepárate para conocer el resultado. Ya sabes lo que dicen, “más vale callar y pasar por tonto, que abrir la boca y demostrarlo”. Lee y aprende a usar tu lengua para otros menesteres.

1. Lo mejor del cunnilingus es que es la única práctica sexual para la que nunca se usa lubricante.

FALSO: Sí, cariño. Debes creer que nadie lo usa pero no todas las mujeres lubrican de manera natural. Es más, el lubricante mantiene más y mejor la humedad de esa zona que la saliva. Añade un poco de lubricante a tu próxima sesión de sexo oral y observa la diferencia.

2. Si no te gusta el sexo oral debes tener algún tipo de problema.

FALSO: No a todo el mundo le gusta que le chupen ahí abajo, y no pasa nada. No deberías sentir ningún tipo de miedo ni de presión durante el sexo, si esto te pasa, sería conveniente que vieras a un especialista. Pero si simplemente lo que ocurre es que no disfrutas con el cunnilingus a pesar de sus esfuerzos, olvídate del tema. No te ocurre nada malo. Para gustos, los colores.

3. La mejor manera de preparar la zona para el sexo oral es una ducha vaginal.

FALSO: La ducha vaginal es la limpieza o lavado de la vagina con agua u otros líquidos. No lo hagas. Lava tus genitales, por supuesto, pero deja la vagina tranquila. La ducha vaginal puede desarrollar bacterias y conducir a una infección. Si tu vagina está sana, seguro que huele y sabe exactamente como debería. Y si tu pareja dice lo contrario, muéstrale la puerta.

4. La mejor manera de relajarse y disfrutar del cunnilingus es poner una alarma.

VERDADERO: Así es. Puede que te sea difícil relajarte y disfrutar de ese momento, sobre todo si estás preocupada por llegar al orgasmo. Un truco para evitar ese estrés es poner un margen de tiempo de 10 o 15 minutos de penetración y luego hacer que tu pareja vaya abajo durante el tiempo que os apetezca, sin fijar el orgasmo como objetivo. De esta manera podrás centrarte en las sensaciones, en lugar de decirle a tu chico cuándo parar. La mejor manera de disfrutar lo que estás sintiendo es ser consciente de ello, no distraerte con otra cosa.

Attractive young man eating vanilla ice cream

5. Si estás con el período es mejor esperar a que termine para practicar sexo oral.

FALSO: Puedes evitar que la sangre del período te moleste en ese momento usando una esponja o una copa menstrual, así que si a tu pareja le apetece jugar durante esos días, no tendrá ningún problema mientras tengas eso dentro. Quién sabe, quizás sea a él al que no le importe hacértelo aunque tengas la regla sin ninguno de estos accesorios. No hay nada de malo en ello. Cero vergüenza. Relájate y disfruta.

6. La parte más sensitiva de los genitales femeninos son los labios menores.

VERDADERO: Los labios menores, o labios vaginales interiores, tienen más terminaciones nerviosas, por eso son más sensibles que los labios mayores, o labios externos. Pídele a tu chico que pase la lengua por ambas partes. El éxito del cunnilingus no se centra tan sólo en el clítoris.

7. Puedes contraer una ETS practicando un cunnilingus.

VERDADERO: ¡Claro que sí! El cunnilingus es una práctica sexual considerada de bajo riesgo en comparación con el coito vaginal o anal, pero aún así es posible contraer herpes, HPV o sífilis si el receptor lo tiene.

8. Un ‘dental dam’ es un protector para los dientes.

FALSO: El ‘dental dam’ es  una especie de condón para que la boca no entre en contacto directo con las partes íntimas y evitar enfermedades. Está hecho de látex o de silicona y también se usado por los odontólogos en procedimientos orales.

9. Debes asegurarte de lamer el clítoris externo e interno para el máximo disfrute de tu chica.

FALSO: OK. Era una pregunta trampa. La estructura del clítoris tiene forma de horquilla y cuenta con 8.000 terminaciones nerviosas. Sólo la parte superior, la que es como un botoncito, es visible y accesible. Afortunadamente, todo el clítoris percibe el placer cuando se estimula la parte externa.

10. No puedes echar la ‘capucha’ del clítoris hacia atrás una vez que ha vuelto a su sitio.

FALSO: A veces esta parte del clítoris resbala sola cuando estás excitada. Tu pareja puede estimular indirectamente el clítoris sobre ella, pero también empujarla suavemente hacia atrás con los dedos o la lengua para tener un acceso más directo. No dejes de avisarle si encuentras esa zona demasiado sensible. Tu chico no es el único que puede usar la boca durante el cunnilingus.

Click aquí para cancelar la respuesta.