¿Cuáles son los efectos saludables del beso?

El beso es uno de los gestos que más ha motivado a los artistas, bien sea en forma de poemas, canciones, pinturas, esculturas y fotografías. Está claro que el beso es una de las formas favoritas de transmitir el cariño o la pasión por otra persona, sin embargo, lo que no todo el mundo sabe es que tiene muchos efectos saludables, tanto a nivel físico como mental.

1) Alarga la vida: Según un estudio de la University College de Londres, besarse a menudo podría alargar la vida hasta 5 años. La clave está en que los besos generan endorfinas que ayudan a tener una actitud más positiva ante la vida, lo que nos hace enfrentar mejor los problemas y vivir menos angustiados.

2) Mejora nuestra salud: Los besos no solo hacen que vivamos más, sino que también nos permiten vivir mejor. Así lo cuenta la sexóloga Ana Belén Rodríguez, del Centro SEES: “Si somos muy besucones tendremos una mejora de nuestra presión arterial y un buen refuerzo de nuestro sistema inmunitario,  debido al intercambio de bacterias a través de la saliva. Además, besarnos también puede reducir los dolores de cabeza derivados del estrés y aliviarnos calambres e incluso los dolores menstruales”.

Couple kiss

3) Nos ayuda a identificar a nuestra pareja ideal: Si tras esa primera cita no tenemos claro si queremos tener o no una segunda, la mejor forma de salir de dudas es despedirse con un buen beso, que nos dirá no solo si tenemos buena química entre nosotros, sino también si hay buena genética. Tal y como relata la sexóloga, “Hay estudios que muestran que el intercambio de información química a través del beso activaría partes del cerebro muy primitivas que nos permitirían identificar la compatibilidad con la pareja desde un punto de vista puramente reproductivo. Esto que parece muy básico y fuera de nuestras necesidades actuales, puede permanecer en nuestros genes para sentirnos atraídos por alguien a través de un beso, aunque nuestros antepasados lo utilizaran como una forma de garantizar la supervivencia de la especie”.

4) Fomenta nuestra creatividad: Si nos acostumbramos a besar mucho, tendremos que variar nuestros besos y no darlos siempre de la misma manera, lo que podremos aplicar a otras parcelas de la vida, para empezar, la del sexo. “No hay una forma de darse un beso perfecto –incide Ana Belén Rodríguez– hay muchas variantes y posibilidades, depende de lo que queramos transmitir. Rozar labios contra labios, dar pequeños besos sobre la boca, tocar levemente con la lengua, mordisquear labio inferior o superior, lamerse la boca, introducir levemente lengua y volver a sacarla, juguetear con lenguas enredadas, aspirar los labios, etc.”

5) Aumenta el deseo: La forma de besar no solo influye en la creatividad, sino también en nuestro deseo. Más allá de la lógica de que un beso pasional activa mucho más los sentidos y nos predispone al encuentro sexual, que un casto pico, la sexóloga informa de que también hay razones científicas detrás de este hecho. “Parece ser que  los hombres tienden a besar más con la boca abierta que las mujeres, por cuestiones biológicas, y es que la testosterona que desprende el hombre a través de la saliva, administrada en altas cantidades, puede alterar el deseo de la mujer”.  Eso sí, mejor no resultar “baboso” en exceso.

6) Mejora la autoestima: “La autoestima también se verá mejorada, ya que recibir besos es siempre halagador y ofrecerlos y ser bien recibidos nos puede hacer volar de excitación”, apunta la experta.

7) Ayuda a resolver conflictos: Por último, la sexóloga señala que, “A veces, cuando existen malentendidos y parece que las palabras no hacen más que empeorar las cosas, un beso puede aclarar dudas, para descubrir unos sentimientos difíciles de mostrar de otra manera”.

Click aquí para cancelar la respuesta.