¿Cuál es la mejor manera de disimular un chupetón?

El verano quizás no altera la sangre como la primavera, pero está claro que también revoluciona bastante las hormonas. Así, son más habituales los arranques de pasión inesperados y también las señales en nuestro cuerpo, no siempre deseadas. Por ejemplo, los chupetones en el cuello. Que además, en verano, son más difíciles de disimular con un jersey de cuello alto.

Tal y como recuerda la sexóloga Ester Álvarez ,“En verano son habituales los festivales de música, conciertos, acudir a ferias/fiestas de pueblos o ciudades cercanas…  y esto nos da la oportunidad de conocer gente nueva, lo que siempre es un punto a favor para ligar más”. La cuestión es que en este tipo de encuentros suele haber más alcohol de por medio y por tanto se tiende más a desinhibirse, lo que tiene sus pros y sus contras.

Si no nos gustan los chupetones y no queremos levantarnos a la mañana siguiente con una marca de guerra inesperada, la sexóloga insiste en dejarlo claro desde el principio. “Muchos/as jóvenes tienen tendencia a hacerlos como una forma de dejar su marca impresa en la otra persona, a modo de propiedad. Si alguien nos pide que no le hagamos chupetones debemos respetarlo. Por muy apasionado que sea el momento, si verdaderamente queremos evitarlos, podremos hacerlo”, sobre todo teniendo en cuenta que hacer un chupetón lleva su tiempo, y tendremos margen para reaccionar.

Love Bite

También puede darse el caso de que nos gusten los chupetones, pero lo que no queramos sea que puedan verse. Así tendremos que pensar que si en invierno hay muchas zonas posibles, en verano con el bañador hay menos donde elegir. Aunque siempre se puede optar por el bajo vientre o al lado de la pelvis, por ejemplo.

¿Funcionan los remedios caseros?

En el caso de que el calor, o las copas de más, hayan apagado la alerta en el momento y ya sea demasiado tarde, Álvarez insiste en que “Existen muchas historias de remedios caseros inútiles para eliminar chupetones, la mayoría de ellos no sirven de mucho, como lo de frotarse con pasta de dientes, que no sirve de nada”.

Pese a ello, una de las ideas que sí que puede tenerse en cuenta es la de frotarse con un cepillo , que “pueda servir para ayudar a circular la sangre”, siempre teniendo en mente que debe ser algo casi inmediato, porque “una vez ha salido el hematoma no va a desaparecer de inmediato, por mucho que te frotes”.

Otras ideas a tener en cuenta es utilizar una compresa fría para hacer que desaparezca la hinchazón de la zona, si el chupetón es reciente, o una compresa caliente, si el chupetón tiene un par de días para ayudar a la circulación de la sangre. Además, siempre ayuda utilizar un gel de aloe vera, que ayudará al tratamiento de la zona, al igual que en otros problemas de la piel.

Sin embargo, aunque todas ellas  puedan ayudar a mejorar el aspecto del chupetón, no lo harán desaparecer del todo, por lo que la experta apuesta por “medidas para disimularlos, que  son más efectivas que las que pretenden hacerlos desaparecer”.

Si bien en invierno es fácil utilizar ropa subida de cuello, pañuelos u otros complementos similares, “en verano solemos llevar poca ropa y mostrar más partes de nuestro cuerpo, aún más en la playa o la piscina, por lo que es difícil que no se nos vean los chupetones”.

Álvarez descarta entonces taparlo, “por ejemplo con una tirita”, ya que llamaría más la atención sobre la zona  y recomienda simplemente utilizar un poco de maquillaje, siempre teniendo en cuenta nuestro tono no solo de nuestra piel, sino del chupetón en cuestión.

Click aquí para cancelar la respuesta.