¿Cuál es la mejor edad para tener hijos?

Nos lo dicen numerosos estudios y una evidencia palpable: cada vez tenemos menos hijos y cada vez, los tenemos más tarde. Eso hace que las clínicas de fertilidad “se pongan las botas”, porque a mayor retraso a la hora de concebir, menores posibilidades de tener descendencia.

España es, junto a Italia, uno de los países de la Unión Europea donde las mujeres son madres más tarde: a los 30,6 años (último dato disponible, de 2014). Muchos son los factores que explican este retraso y no vamos a entrar en ellos. Hoy nos preguntamos simplemente, y no es una cuestión baladí, si hay una edad idónea para tener hijos. Y hablaremos únicamente de mujeres en este artículo, aunque también hay numerosas evidencias que ponen de manifiesto que la fertilidad masculina también está en declive y es que la calidad y cantidad de semen también va mermando.

Pregnant woman standing next to window

¿Cuál es el momento óptimo de la fertilidad?

Diversos estudios médicos sitúan el momento óptimo de la fertilidad femenina entre los 18 y los 32 años. Una horquilla francamente amplia. “Si se contemplan otros aspectos más allá de los puramente biológicos, por ejemplo, aspectos sociales, se estima la mejor edad entre los 28 y los 32 años. El modo de vida de la mujer occidental hace que la media europea para tener el primer hijo se sitúe alrededor de los 30 años”, comenta Alexander Just, director médico en Ivary y uno de los profesionales de referencia en medicina reproductiva en Austria.

hijosOK

Así que esa sería la edad idónea para ponerse a ello y poder conseguirlo con mayores probabilidades: “A partir de los 35, pero en especial con un pico a los 38 años, se da una bajada drástica de la capacidad fértil en la mujer, haciendo muy difícil la concepción natural y obligando a muchas chicas a acudir a reproducción asistida”, añaden en la firma. Bien es cierto que tenemos muchos ejemplos de mujeres más mayores, incluso pasados los 40, que se han quedado embarazadas, pero sería la excepción que confirma la norma.

En todo caso y tomes esta decisión tan importante en solitario o en pareja, hay que aclarar que no solo hay que valorar el aspecto biológico, sino que entran en juego muchos otros factores como el económico, el de la situación social, profesional, el psicológico, etc. Todos, muy importantes.

Click aquí para cancelar la respuesta.