Consejos para mantener los celos a raya

Los celos, dentro del marco de las relaciones de pareja, son ese conjunto de sentimientos que se despiertan cuando creemos que vamos a perder a alguien a quien amamos o creemos que nos “pertenece”. Lejos de lo que mucha gente cree, los celos no son buenos en ninguna medida. Unos pocos no son sanos para nuestra relación ni para mantenerla viva, al contrario, minarán poco a poco la relación hasta cargarse los cimientos de ésta, y muchos pueden convertir nuestra vida en un infierno. O sea que ni unos pocos ni unos muchos…
Generalmente, los celos vienen derivados de una baja autoestima. Por un lado, se puede manifestar en un miedo a que nos abandone o nos sea infiel porque no nos consideramos lo suficientemente buenos para nadie, ni siquiera para nuestra pareja. Y por otro lado, las inseguridades que tengamos (sobre nuestra forma de ser, nuestro físico, nuestra inteligencia, nuestra posición social, etc.) las proyectamos en los pensamientos de la otra persona, considerando que las percibe de una manera sobredimensionada. Todo esto nos lleva a un malestar psicológico que acaba transformándose en conductas inadecuadas.

¿Cómo sé si soy celoso/-a?

Hay que hacer un ejercicio de autocrítica y ver qué conductas de las siguientes hemos podido realizar, reflexionando sobre ellas con total sinceridad:

Miedos: a que me abandone, a que me deje por otra persona o a que me sea infiel.

Control: he revisado su móvil para ver sus mensajes o llamadas, he usado su contraseña para revisar su correo o sus redes sociales, le pregunto constantemente dónde está para controlar lo que hace, le he instalado un programa en su móvil para que me mande su localización, me he creado un perfil falso en una red social para espiarlo/-a…

Acaparamiento: no dejo que salga solo/-a de casa o hacemos todo juntos/-as (salir con amigos, ir al cine, sacar a pasear al perro, ir a una discoteca, etc.).

horny guy

Enfado: me cabrea que salga con sus amigos/-as sin mí, que no conteste a mis mensajes enseguida, que se ponga ropa que considero provocativa, que le dedique más tiempo al trabajo que a mí o que hable con personas que considero mis rivales sexuales…

Peticiones descabelladas: le pido que cierre sus cuentas en las redes sociales, que deje de salir con sus amigos/-as, de ver a su familia, que renuncie a un trabajo porque sientes celos de sus compañeros/-as, que deje de ponerse cierta ropa o de ir a determinados sitios (bares, discotecas, gimnasio, etc.).

¿Cómo evito ser celoso/-a?

Aquí van unas claves que te ayudarán a mantener tus celos a raya:

Identifica tus celos: el primer paso para poder afrontar tus celos es identificarte con ellos, que no justificarlos. Observa qué cosas son las que hacen que te pongas celoso/-a, en qué situaciones o con qué personas se despiertan esos sentimientos. A partir de ahí, puedes empezar a trabajar con ellos.

Comunicación: transmite a tu pareja tus miedos acerca de la relación, pero siempre desde el “yo” y nunca desde la acusación. Es decir, le puedo decir “Me siento inseguro/-a sobre nuestra relación porque creo si encuentras a alguien mejor que yo me vas a abandonar”, pero nunca decir “Sé que tú me abandonarás por otro/-a mejor”.

Pensamiento alternativo: cuando nos molesta algo, nos centramos en una sola explicación posible. Por ejemplo: “No me ha contestado a este mensaje, seguro que está hablando con su amante”. En estos casos, intenta buscar pensamientos alternativos que también puedan encajar: “No habrá visto el móvil, estará ocupado/-a, estará en el trabajo…”.

Trabaja tu autoestima: como dice RuPaul, “Si no te quieres a ti mismo, ¿cómo vas a querer a nadie?”. Si te quieres lo suficiente y consideras que vales lo mismo que cualquier otra persona, te será más difícil caer en los celos y el miedo al abandono.

Cultiva tu vida personal: haz planes por tu cuenta, realiza actividades al margen de tu pareja, desarrolla esa afición que siempre has tenido. Todo eso te hará crecer como persona, sentirte mejor contigo mismo/-a y depender menos de otros.

Si consideras que te resulta imposible controlar tus celos, quizá es hora de consultar a un psicólogo/-a que te ayude a hacerles frente. Apuesta por una relación más sana, verás como sales ganando.

Click aquí para cancelar la respuesta.