¿Conoces la peligrosa moda del "stealthing"?

Que una relación sexual ha de ser consentida entre dos (o más) personas mayores de edad y en posesión de sus capacidades mentales completas parece algo que nadie duda… hasta que aparecen cosas como el ‘stealthing’. Esta palabra, que proviene del término ‘stealth’ (sigilo) define una práctica que consiste en que un hombre, ya sea en una relación sexual gay o hetero, se quita el condón sin avisar a la otra persona. Con todo lo que ello implica.

Como suele suceder con cualquier cosa para la que se inventa una palabra específica, el ‘stealthing’ se está extendiendo más rápido de lo que parece, tal y como revela un estudio aparecido en el Journal of Gender and Law de la Universidad de Columbia. En la publicación se hace hincapié en los riesgos obvios y más inmediatos, como el embarazo o la transmisión de enfermedades, pero también en lo que constituye un ataque a la dignidad y autonomía de la otra persona, expuesta a algo que no ha elegido voluntariamente.

En la investigación hay diversos testimonios. Por ejemplo Sarah, de 28 años, cuenta una experiencia personal en la que, tras decirle a un chico que se pusiera un condón e iniciar la penetración, se dio cuenta de que se lo había quitado: “Básicamente salté de la cama. Él no se disculpó, le grité y acabé marchándome”.

violet condom

Anna, de 29 años, revela que se ha encontrado en dos ocasiones en situaciones de ‘stealthing’: “En ambos casos, los chicos se pusieron el condón al principio y después se lo quitaron silenciosamente… Me di cuenta demasiado tarde y me sentí realmente estúpida”.

Aunque parezca increíble, el ‘stealthing’ cuenta ya con su propio manifiesto, colgado aquí. En él, un usuario llamado onesickmind, explica su perfecto derecho a hacerlo y cómo llevarlo a cabo, intentando que la otra persona no se de cuenta. Es más, habla de ello como algo sin lo que ya no puede tener relaciones. En la larga lista de comentarios, otros usuarios aprueban el ‘stealthing’ y se muestran deseosos de probarlo.

Puede ser considerado delito

No obstante, ya se están produciendo las primeras decisiones judiciales en relación con alguno de estos casos. El pasado mes de enero, un hombre suizo fue condenado por violación después de quitarse el condón en medio de una relación sin que la otra persona lo advirtiera.

En Reino Unido, distintos abogados han manifestado que es probable que, en el caso de que alguna de estas prácticas llegue a los tribunales, también sea constitutiva de delito. Ya veremos que ocurre cuando el peso de la ley caiga sobre todos estos machirulos que comparten sus trucos de ‘stealthing’ en la Red…

Click aquí para cancelar la respuesta.