¿Conoces el pornogami? Juegos eróticos con mucho arte

Las vacaciones de verano se aproximan. Por fin vas a poder disfrutar de tiempo libre y olvidarte de los madrugones, descansar, vaguear y dedicarte a todas las actividades que más te gustan. Los horarios no mandan y esa relajación también nos predispone a tener más sexo. En esta época del año, la atracción sexual se dispara con tanto estímulo visual.

Y si no te pasa esto, tal vez necesites algún acicate extra: juegos eróticos con los que subir la temperatura corporal y, a la vez, desarrollar tu creatividad. Ya os contamos la sexoterapia con libros para colorear de adultos, pero hoy os vamos a proponer dos actividades lúdicas más, que encantarán sobre todo a los más aficionados a las manualidades, entiéndase éstas en el más extenso sentido de la palabra, y a la pintura.

Figuritas eróticas

La primera es un libro que te guía en el arte japonés del origami, o lo que es lo mismo, plegar papeles para formar figuritas, de esas que hacías en el colegio como pajaritas, ranitas, flores… Pero esta vez la papiroflexia, como os podéis imaginar, va de creaciones sicalípticas.
El título lo dice todo: ‘Pornogami: A Guide to the Ancient Art of Paper-Folding for Adults‘,  de la editorial Green Candy Press.

art3

El libro te enseña a crear vaginas, penes variados (hasta en 3D), condones, espermatozoides… Unas piezas perfectas para agasajar a los invitados en las despedidas de soltero o para organizar una sexparty-taller de “pornogami” en tu casa. Eso sí, atentos al plegado porque no es fácil si no estás familiarizado con este arte. El propio autor, Master Sugoi, explica en vídeo el paso a paso para crear una vagina o un falo de los de su obra. Aparte de la creatividad, este tipo particular de “origami” os relajará (no hay más que escuchar la música de los vídeos), favoreciendo la predisposición al fornicio…

Polvos pictóricos

El otro plan que os proponemos para entreteneros en esos días estivales consiste en emular a los pintores de arte abstracto. Pero no con pincel en mano, sino de otra manera mucho erótico-festiva: con kits que incluyen todo lo necesario para pintar un cuadro con los movimientos del cuerpo mientras haces el amor. Una obra con pinceladas únicas e irrepetibles, más personal imposible.

art2

Estos kits vienen con un montón de cosas para que puedas dar rienda suelta a tu deseo y a tu imaginación, con la tranquilidad de que no vas a dejar la habitación con pintura por todas partes.

Te proporcionan una lona grande de plástico que se extiende sobre el suelo o la cama (eso ya lo deciden los artistas), un lienzo de algodón, los botecitos de pintura (no tóxica, por supuesto) y unas zapatillas, tipo las que te dan en los spas, y una esponja.

El colofón: una ducha romántica

Cuando hayáis llegado al clímax pictórico, “termina el proyecto con una romántica ducha, utilizando las zapatillas para proteger el suelo de manchas de pintura cuando os desplacéis al baño. Una vez que la obra de arte esté terminada y la pintura esté seca, el lienzo estará listo. Acude a una tienda especializada para montarlo o adquiere un bastidor y hazlo tú mismo”, explican en la web de uno de los kits, “Love is art”.

artkit

 

Otra posibilidad, uno que se llama “Allure Art”.

Este entretenimiento me ha recordado esa canción de Manolo García que dice “frótate conmigo hasta que me saques brillo”, solo que en este caso sería hasta que culminemos el lienzo. Imaginaos la estampa, los dos completamente coloreados. Si la pintura fuera comestible, ya sería la bomba.

Pero si lo tuyo no son las manualidades, siempre puedes recurrir a estos juegos como un regalo de lo más original y, de paso, fomentas la sexualidad y la creatividad. Seguro que triunfas.

Click aquí para cancelar la respuesta.