Con este sencillo truco conseguirás orgasmos múltiples

Hay mujeres que declaran tener orgasmos múltiples desde adolescentes con una facilidad pasmosa, y que pueden empalmar varios a lo largo de una relación sexual mientras su pareja masculina solo tiene uno. Otras, la mayoría, afirman que tras un orgasmo el clítoris se queda dolorido y que el simple roce puede resultar molesto, y un tercer grupo asegura que consigue tener orgasmos múltiples de vez en cuando, tras haber entrenado el cuerpo, aplicando alguna técnica para lograrlo y solo si están muy excitadas.

Toda mujer puede conseguir tener varios orgasmos seguidos, aunque para algunas será más fácil que para otras. Para ello, es fundamental, como decíamos, que estén lo suficientemente excitadas y lubricadas y sentirse cómodas. Es importante, además, que el suelo pélvico sea fuerte, cosa que siempre se puede conseguir gracias a unas bolas chinas, ya que la musculatura de la zona pélvica es decisiva para conseguir buenos orgasmos, puesto que la sangre bombeará mejor y el placer será mayor y más intenso.

Es importante, también, aprender a manejar la respiración e intensificarla cuando llegue el momento del orgasmo –incluso forzándola un poco, recomiendan los expertos–, además de controlar el cuerpo y saber cómo alargar el placer cuando esté a punto de desencadenarse el orgasmo, para así intensificar esa placentera sensación previa al éxtasis. La concentración es fundamental en todo el proceso, tanto si la mujer está sola como acompañada, ya que lograr orgasmos múltiples requiere también de un estado mental óptimo para conseguirlo.

Intimate couple having sex on bed

Una vez seguidos estos pasos, y cuando la mujer logra un completo control sobre su cuerpo, su mente y su suelo pélvico, existe un sencillo truco que le ayudará a conseguir tener más de un orgasmo en una relación sexual, y para ello entran en juego los labios vaginales. Parece ser que la mayoría de mujeres declara que tras un orgasmo el clítoris se queda dolorido y que no les apetece tener ni el más mínimo roce, mientras que, curiosamente, la mayoría también declara que cierra y aprieta fuerte las piernas en los espasmos finales del orgasmo.

¿Cómo se explica esto? Si bien es cierto que el clítoris se queda sensible en la mayoría de los casos, también lo es que la mayoría de mujeres lo “cubre” inconscientemente con las piernas para alargar el tiempo que dura el orgasmo. Un gesto inconsciente que tiene como objetivo alargar el placer, continuar sintiendo el orgasmo una vez ya se han retirado los dedos, la lengua, el pene o cualquier juguete que se haya utilizado. Esto se debe a que, si bien dolorido, el clítoris sigue estando listo para experimentar más placer, pero probablemente esto no ocurra a través del contacto directo, sino de un contacto indirecto, como demuestra el hecho de que se cierren y aprieten las piernas.

Para aumentar el placer, seguir con la sesión de sexo y conseguir más orgasmos, un buen truco es cubrir el clítoris con los labios vaginales y estimular la zona por los alrededores, de forma indirecta. Poco a poco se irá calmando y la mujer no dejará de estar excitada ni de sentir placer, de manera que podrá llegar al orgasmo de nuevo en pocos minutos siempre que se den las circunstancias adecuadas. Para ello, hay que entrenar el cuerpo y la mente y empezar a practicar. Tal vez no salga a la primera, pero con un poco de práctica (y paciencia) este consejo… ¡funciona!

Click aquí para cancelar la respuesta.