Con el humming el sexo será mejor, ¿sabes qué es?

Ya sabemos que la vibración y el placer conjugan bastante bien de cara a por ejemplo la masturbación, o incluso como una forma de estimular el clítoris durante la penetración, pero lo que no se le ha ocurrido a todo el mundo es combinarlo con el sexo oral.

No hablamos solo de utilizar un vibrador que ayude a intensificar la experiencia, sino de utilizar nuestra boca para provocar vibraciones en los genitales de la pareja. Esta técnica se conoce como ‘humming’ y según la sexóloga Sonia García se podría definir como “una técnica de estimulación sexual oral que consiste en emitir con la garganta y con la boca sobre la vulva o el pene un sonido gutural, que provoca pequeños zumbidos en los genitales, de forma que proporciona un plus de placer durante el sexo oral”.

Aunque la idea parece sencilla y sobre todo placentera, lo más complicado es aprender a emitir estos zumbidos, sobre todo mientras se estimulan oralmente los genitales de la pareja. Para ello, la sexóloga explica que se debe “colocar nuestra boca sobre la vulva o el pene de nuestra pareja sexual y emitiendo un sonido gutural (por ejemplo: “om”, “hum”) de forma continua y con baja vibración”.

Las ondas provocan sensación de cosquilleo

La idea es que al emitir este sonido, las ondas del mismo “van a proporcionar una sensación de cosquilleo muy placentera en los genitales. De hecho, se puede variar la intensidad de la vibración, jugando con el factor sorpresa tanto en intensidad como en prolongación”.

Si nos cuesta dominar la técnica, pero la idea de combinar vibración y placer oral nos parece la fórmula perfecta, García propone “combinar esta técnica con el uso de juguetes sexuales  proporcionando vibraciones y cosquilleos que van a llegar de dos fuentes de placer diferentes, la garganta y el juguete”.

Young woman eating a banana

De forma más práctica añade que se podría, por ejemplo “combinar poniendo el vibrador en la vagina mientras se lame el clítoris o en los testículos mientras se lame el glande, o utilizando algún producto de cosmética erótica como geles estimulantes o líquidos vibradores mientras se practica la técnica del humming”.

Igualmente, ofreciendo más ideas diferentes al uso del vibrador, para imitar ese tipo de zumbidos también puede ser útil “por ejemplo, a través de la vibración de la música, de sillones de masaje relajantes y vibrantes o bebiendo agua con gas justo antes del sexo oral, por ofrecer ideas”.
Tal y como insiste la sexóloga “la creatividad es nuestra mayor aliada para tratar de sacar provecho a situaciones u objetos que tal vez nunca hubiéramos imaginado para el sexo. No sabemos hasta qué punto funcionan, pero pueden servir para pasar un rato divertido”.

En cuanto al por qué nos resultan tan agradables estas vibraciones, añade que “la vibración es estimulante porque es un movimiento repetitivo que genera ondas, y esas ondas al entrar en contacto con zonas sensibles suele provocar sensaciones placenteras, y si esas zonas sensibles se tratan de zonas erógenas, provoca placer erótico o sexual. De hecho, así es como funcionan los juguetes eróticos con vibración”. Pero para que sea divertido, a la vez que seguro, la experta concluye recordando que “no debemos olvidar que hablamos de sexo oral y que por ello la protección ante las infecciones de transmisión genital es fundamental. Sexo seguro siempre”.

Click aquí para cancelar la respuesta.