Cómo usar las bolas chinas: la guía definitiva

Las bolas chinas, esas grandes desconocidas. Mucho se oye hablar sobre este artilugio, pero pocas saben realmente cómo se usan, con qué objetivo ni si son recomendables para todo el mundo. En El Sextante te ofrecemos la guía definitiva para usar las tan famosas bolas chinas.

1. ¿Qué son las bolas chinas?
Son una herramienta que se usa para fortalecer la musculatura pélvica. Se ha intentado vender como un juguete sexual más, pero su objetivo no es proporcionar placer sexual, aunque pueden ayudar a mejorar tus relaciones sexuales de una manera indirecta. Un suelo pélvico fortalecido nos puede ayudar a contraer y relajar la vagina durante la penetración y nos puede ayudar a controlar nuestros orgasmos, pudiendo llegar a alargarlos con cierta práctica.

2. ¿Yo puedo usar bolas chinas?
Nos han intentado vender que el uso de las bolas es recomendable para todo el mundo y nada más lejos de la realidad. Se recomienda el uso de bolas chinas como preventivo si: tienes pensado quedarte embarazada o ya has tenido hijos, en la menopausia, si tienes sobrepeso u obesidad, en deportistas de impacto, si cargas peso habitualmente, si tienes estreñimiento crónico o si has tenido una cirugía genitourinaria o pélvica. También como ayuda a otros tratamientos en caso de incontinencia urinaria, tras el parto (habiendo superado la cuarentena) o en ciertas disfunciones sexuales (como falta de lubricación).
Está especialmente contraindicado durante el embarazo, en la cuarentena del parto, si tienes hipertonía (exceso de tono muscular) del suelo pélvico, si tienes una infección vaginal o urinaria, durante la menstruación, durante las relaciones sexuales, si sientes dolor mientras las usas o las primeras semanas tras una cirugía de la zona pélvica.

Además de las bolas chinas, también puedes practicar ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico, que no requieren del uso de ningún instrumento y que también pueden resultarte útiles.

Bolas chinas de Fun Factory.
Bolas chinas de Fun Factory.

3. ¿Qué es el suelo pélvico?
Para que resulte sencillo de entender, voy a definirlo como un conjunto de músculos que sostienen los órganos alojados en la cavidad pélvica (vejiga, uretra, útero, vagina y recto). Si esta musculatura está debilitada, no puede sostener adecuadamente estos órganos, lo que puede derivar en problemas como incontinencia urinaria, prolapso uterino o vaginal (caída de estos órganos, pudiendo llegar a salirse del cuerpo), pérdidas de heces y dificultades en las relaciones sexuales (en hombres, problemas de erección y control de la eyaculación; y en mujeres, problemas de lubricación, pérdida de sensibilidad o partos más complicados).

4. ¿Cómo elijo las bolas chinas?
Al igual que en cualquier ejercicio, hay que saber con qué herramientas vamos a trabajar. En el caso de las bolas chinas, hay tres factores que debes tener en cuenta:
• Peso: debemos empezar con el de menor peso y aumentar progresivamente el peso de la bola. Puedes comprar un lote en el que haya diferentes pesos para combinar.
• Medida: cuanto más grandes, más fáciles de sostener, y cuanto más pequeñas, mayor será la fuerza de contracción que debamos hacer para que no se caigan.
• Material de fabricación: lo ideal es que sean de silicona. Pregunta en la tienda donde vayas a comprarlo por materiales que sean respetuosos con tu cuerpo.

5. ¿Cómo se usan las bolas chinas?
Empezaremos por la más grande y de menor peso. La untaremos con un poco de lubricante (sin pasarse o podrá salirse sola) y la introduciremos igual que un tampón (es decir, pasando al menos el primer tercio de la vagina o resultará molesto). Si la bola que has usado se te sale porque no puedes sostenerla, busca una de menor peso y mayor tamaño. Las bolas chinas llevan un peso dentro que al moverse vibra, lo que provoca que involuntariamente los músculos de la vagina se contraigan para sostener dicho peso. Para que vibre, debemos estar moviéndonos (paseando, por ejemplo), ya que el efecto de la gravedad y el movimiento hará que el peso tire hacia abajo y fuerces a los músculos a contraerse.
También se pueden combinar con los ejercicios de Kegel para fortalecer aún más nuestra musculatura. Empezaremos con unos 10 minutos diarios y podemos ir aumentando hasta llegar a 30 minutos. Si sientes dolor, para de usarlas, asegúrate de que sean la medida y peso adecuados y, si persiste, acude a un profesional.

Espero haber resuelto tus dudas acerca de las bolas chinas, pero si te has quedado con ganas de más, no dudes en escribirnos.

Click aquí para cancelar la respuesta.