Cómo tener sexo de forma ecológica

Aunque no te lo creas, si tienes conciencia ecológica puedes llevártela también a la cama y tener sexo green. Y no, no nos referimos a que conviertas la habitación en un invernadero. ¿Quieres saber cómo puedes tener relaciones sexuales ecológicas? Que no te parezca una banalidad: a muchas mujeres les atrae y lo encuentran “un plus” que un chico se preocupe de su entorno…. La asociación Greenpeace cuenta con una guía para ilustrarte en el que te da todo lujo de detalles para un erotismo “verde”.

Toma buena nota de todos estos consejos y tendrás un encuentro saludable, para tu compañero/a y también, para el medio ambiente. ¿Qué más se puede pedir?

Luces fuera: sí, si es un encuentro sexual por la noche, luces fuera. No, no es que no queramos que veas el cuerpo del otro/a o que te avergüences de tus posibles lorzas, en absoluto. Es que así ahorrarás en la factura de la luz y además, consumirás menos energía. A oscuras además podrás adivinar los pliegues de la epidermis de tu amante. Y si te gusta ver, te proponemos unas velas, que crean un ambiente muy cálido y romántico. Eso sí, alejadas el máximo posible de la cama, no vaya a ser que tengamos que lamentar males mayores…

Lubricantes sí, pero ecológicos: la lengua es un buen lubricante, y natural. Pero si la saliva se queda corta, en la asociación ecologista te aconsejan que no uses lubricantes hechos a base de petróleo (vaselina por ejemplo). Mejor, los que son de base acuosa. Muchas marcas comercializan lubricantes de este tipo, además, de todo tipo de sabores.

Hiker woman holding man's hand on a nature hike

Juguetes sexuales sí, pero de caucho, látex o piel. Los hemos ido incorporando a nuestra vida sexual y quién más quién menos tiene alguno en la mesilla. Pero para tener un polvo ecológico convendría que no estuviesen hechos en pvc o vinil. ¿Por qué? El pvc genera alguno de los químicos más tóxicos que existen, como las dioxinas y los furanos.

Si te va el bdsm, ojo también a los materiales de lo que uses. ¿Te gusta el “spanking”? (que viene a ser dejar el culo del otro/ rojo con un tomate o a cachetazos o con una pala o paleta). Para ser ecológico, la pala en cuestión debiera estar hecha con madera sostenible. Y al ser posible los tejidos de la ropa interior que uses que sean orgánicos.

– Si, por otro lado, os gusta el sexo en remojo, procurad que sea mejor con ducha que con baño de inmersión. Y si es ducha, no dejéis que el agua corra y corra sin más: controlad los tiempos. Pasado un plazo prudente, seguir con los juegos en la cama.

– ¿Te llevas comida a la cama para que forme parte del ritual amatorio? Y nos referimos a fruta, chocolate, nata… Si vas a comprar fruta, por ejemplo, en Greenpeace aconsejan que sean orgánicas y que las adquieras en comercio de proximidad. Y por supuesto, para seguir siendo ecológicos, nada de Ogm en la alcoba.

¿Te animas a tener sexo green?

Click aquí para cancelar la respuesta.