¿Cómo será el sexo en el futuro?

Juguetes sexuales que se conectan con tu smartphone para tener relaciones a distancia, robots humanoides que parecen muy reales capaces de hacer felaciones, aplicaciones para ligar y encontrar pareja (o sexo), artilugios que replican vaginas para masturbarse con ellos… La tecnología está transformando nuestra vida en general y también la amorosa o sexual. Y es solo el comienzo… En las próximas décadas, el sexo se va a focalizar en cinco grandes campos, según el informe Future of sex:

1-Sexo remoto. Según este informe, la experiencia sexual con juguetes eróticos va a dar un paso más allá, con dispositivos que interactúan entre sí a través del ordenador y el smartphone, “imitando la sensación de tener sexo físico y el envío de sensaciones a largas distancias”, explica. Esto último, por ejemplo, con almohadas conectadas a una app en el móvil que te permiten escuchar los latidos del corazón o simular besos de buenas noches.

Esta tendencia de sentir placer en remoto con gadgets también abarca el consumo de porno a través de webcams, los cacharritos en los que controlas la acción en vídeos para adultos (por ejemplo, con el Fleshlight) y los teledildonics.

Aunque todavía parezca algo futurista, están en camino los primeros prototipos de trajes hápticos para transmitir sensaciones en todo el cuerpo. Y gracias a la impresión 3D se crearán copias de los genitales de tu pareja, es decir, que serán de lo más normal las creaciones personalizadas. “Las redes sociales diseñadas para el sexo a distancia van a popularizarse y las aplicaciones de citas actuales se conectarán a interfaces táctiles”. Lo más novedoso en esta tendencia: los chats de vídeo se combinarán con juguetes eróticos para sexo a distancia y ¡hologramas tangibles de los amantes! “En 2028 más de un cuarto de los jóvenes habrán tenido una experiencia sexual a distancia”, prevén los expertos.

Young asian man using VR headset

2-Sexo virtual. Aquí van a triunfar los mundos virtuales, tipo Second Life, en los que te creas avatares para tener fantasías eróticas con los creados por otros jugadores. Dentro de estos, algunos estarán especializados en fetichismo, BDSM… para probar nuevas experiencias en tiempo real. Estos avatares podrán personalizarse al detalle, vamos que los diseñas a tu antojo según tus preferencias sexuales.

“Con la técnica de captura de movimiento se crearán animaciones de actores porno reales y esto ayudará a que los gráficos en movimiento sean increíblemente realistas”. Y con los juegos de sexo en 3D mediante cascos de realidad virtual y juguetes sexuales interactivos, el realismo se intensifica tanto que se gozará de una experiencia de cibersexo completamente inmersiva.

3- Robots. Tal vez ahora ni te lo planteas, ¿pero y si llevas mucho tiempo muy solo? El informe destaca el trabajo de las empresas que están logrando el hiperrealismo de las muñecas sexuales de silicona, con la posibilidad de personalizarlas incluso hasta la forma del pezón. Lo mismo sucede con los sexbots humanoides. Algunos reconocen la voz y el lenguaje corporal, hablan, responden a las miradas…

En lo que se refiere al software resalta la utilización de chatbots eróticos, es decir, tener conversaciones subidas de tono con un programa diseñado con diferentes formas de comportarse. ¿Qué veremos en unos años? Pues aplicaciones tan sofisticadas que comprenderán y responderán a los deseos del usuario. Se incorporará la computación cognitiva de superordenadores como Watson con el fin de desarrollar distintas personalidades y conciencias para descargarlas en robots y muñecas sexuales. Los robots también serán el vehículo para aprender en terapias sexuales. “Uno de cada 10 adultos jóvenes habrán tenido relaciones sexuales con un robot humanoide en el año 2045”, predice.

4- Entretenimiento inmersivo. Engloba todo lo que se refiere a la realidad virtual: espectáculos en directo a través de sexcams; películas porno con perspectivas en 360 grados y la interacción de juguetes sexuales que a su vez se sincronizan con audio o libros electrónicos, creando experiencias eróticas participativas; la fusión entre las animaciones virtuales y algunas partes del cuerpo del espectador. La tecnología VR (Virtual Reality) también tendrá un fin didáctico, para la educación sexual inmersiva, señala el informe.

5- Aumentación humana (o transhumanismo). “Para el año 2027, las interfaces de cerebro a cerebro permitirán a las parejas estimularse mutuamente para alcanzar el orgasmo”. En este apartado afirman que en el futuro se pondrán implantes en el cerebro o sensores para estimular las zonas de placer, elevando los orgasmos a otro nivel incluso con varias personas a la vez. También se implantarán en los genitales para monitorizar la actividad erótica y hacer un seguimiento del comportamiento para mejorar la salud sexual (sexnet of things). A través de ingeniería de tejidos y sofisticadas técnicas quirúrgicas, personalizaremos partes de nuestro cuerpo con tecnología para potenciar nuestro erotismo (cyborgs sexuales).

 

Click aquí para cancelar la respuesta.