Cómo saber si tu compañero está usando el condón adecuado

Los condones estándar se ajustan a la mayoría de los hombres pero, ¿qué pasa con aquellos cuya erección es demasiado pequeña o demasiado grande? No todos utilizan el preservativo adecuado para su pene como no todas elegimos el mejor sujetador para nuestro pecho. Pero esto puede cambiar.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que esta realidad no es ninguna tontería. Un ajuste imperfecto puede provocar deslizamiento o roturas que pueden poner en peligro la protección. Te decimos cómo saber si tu chico usa un condón de un tamaño incorrecto y cómo encontrar el calce perfecto.

DEMASIADO FLOJO

Si el condón está demasiado suelto corremos el riesgo de que se deslice hacia abajo o hacia afuera durante la penetración, lo que facilitará que los fluidos de tu pareja entren en tu uretra. Además, llegar al orgasmo con un preservativo holgado no es precisamente sencillo.

Lo más seguro es que te des cuenta a simple vista, pero por si acaso, cuando se ponga el condón vigila este ruede por el eje de su pene de forma segura, quedando siempre al ras de la piel, sin bolsas ni vacíos. Si el condón comienza a deslizarse durante el sexo o incluso se desprende por completo, es señal de que debe cambiar de tamaño.

Finger art of a Happy couple. The happy couple kissing and hugging. The concept of safe sex.

DEMASIADO APRETADO

Si un condón está demasiado ajustado será incómodo, y con total seguridad hará menos probable que tu pareja mantenga la erección hasta alcanzar el clímax. Como regla general, la clave para saber si un preservativo es demasiado ajustado está en la sensación, y eso sólo lo puede decir él. Para ti, como compañera sexual, será difícil determinar si el paquete de tu chico está demasiado comprimido. Sin embargo, hay algunas pistas que puedes seguir. Si eres tú quien se lo pone, te darás cuenta enseguida si el condón se ciñe más de lo normal a su pene. Incluso puedes llegar a ver una línea marcada en la piel como la que se te queda al ponerte el coletero en la muñeca durante demasiado tiempo. Esa es la señal definitiva que necesitas para evaluar. Si parece raro, merecerá la pena preguntarle a tu chico si siente alguna molestia.

TODO EN ORDEN

Un condón bien puesto debe quedar ajustado, no deslizarse y no ser incómodo para su pareja. Es así de sencillo. Lo suyo es que elijáis el tamaño perfecto en la farmacia pues si te das cuenta tarde de que no lo hiciste (ya sabemos que a veces ‘el calor’ decide por neuronas) no hay ninguna solución aparte de comprar un paquete nuevo de preservativos. En esto de la protección no hay bricolaje que valga. Por muy divertidos que sean los condones, con sus colores, sabores y texturas, no olvides que son dispositivos médicos regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos. Eso significa que para mantener la integridad del preservativo debe usarse como se diseñó. Por vuestro bien, dile a tu chico que deje de hacerse el MacGyver y que vaya a por otra caja, por favor.

Comprar condones puede ser divertido si lo hacéis en pareja como parte de los juegos previos. No tengas miedo de probar diferentes tipos hasta que encuentres el tamaño correcto. En lugar de adivinar, pregúntale a su pareja qué compra y qué le gusta. Esta pregunta aparentemente incómoda puede convertirse en una oportunidad para conseguir un poco de erotismo antes del ‘estreno’. Considera la excusa de encontrar el condón correcto como una maravillosa ocasión de experimentar con toda la gama que venden en tu farmacia. Nunca el testeo fue tan placentero.

Click aquí para cancelar la respuesta.