Cómo saber si le gustas a alguien por su lenguaje corporal

Sospechas por intuición que le gustas a esa persona, pero otras veces dudas. El cruce de miradas, la orientación de los cuerpos… y muchas otros gestos inconscientemente pueden delatarte teniendo en cuenta que entre el 70-90% de nuestra comunicación es no verbal.

“El deseo sexual, está presente en todos los mamíferos desde que sus gónadas sexuales llegan al final de su fase madurativa. En ese momento, aparecen una serie de pautas comportamentales tanto por parte de los machos como de las hembras, que sirven como señal al sexo contrario de la intencionalidad del acto sexual”, explica Juan José Carral, psicólogo director del centro CIPREA.

Lo mismo sucede en los seres humanos, quienes producen una serie de respuestas reflejas típicas del sexo masculino y del femenino ante el deseo sexual, aunque mucho más suavizadas y sutiles que las del reino animal, debido a una mayor evolución de la especie. Además, muchas de estas señales que emitimos, están contextualizadas por la cultura, de modo que generalizarlas es complicado, señala Carral, quien divide en dos este repertorio de gestos y posturas al sentirse atraídos por el otro: innatos y aprendidos.

-Innatos: reacciones fisiológicas del cuerpo del hombre y la mujer, muy sutiles y con el único objetivo de incrementar el atractivo frente al otro. Aquí encontramos:

En hombres: pasarse una mano por el cabello, deslizar los dedos por los labios, postura de manos “en jarra” para mostrar genitales y destacar su dimensión física, ojos entrecerrados (mirada íntima), pupilas dilatadas, párpados inferiores ligeramente tensos, girar el cuerpo hacia la otra persona y desplazar el pie hacia esta, aumento de volumen de los labios, cara sonrojada.

En mujeres: tocarse el cabello, colocar una o ambas manos en las caderas, dirigir el cuerpo y un pie hacia el otro, pupilas dilatadas, mayor frecuencia en el parpadeo, párpados inferiores ligeramente tensos, largas miradas íntimas e intenso contacto visual, cruzar y descruzar las piernas con lentitud, emplear tono de voz bajo o susurros para propiciar el acercamiento, mejillas enrojecidas, sacudir la cabeza para echar el pelo hacia atrás o apartarlo de la cara, exhibir las muñecas, dilatación de los labios.

Los aprendidos dependen de la cultura

-Aprendidos: aquellos que son dependientes de la cultura y por tanto, transmitidos de generación en generación.

En hombres: llevarse la mano al cuello para arreglarse la corbata, alisarse el cuello de la camisa o quitarse una motita de polvo imaginaria, arreglarse la chaqueta, recolocarse las gafas para ver mejor, poner las manos en los bolsillos de forma que aumente perceptivamente el tamaño de los genitales.

-En mujeres: alisarse la ropa, juguetear con algo en las manos mostrando las muñecas (bolso, vaso, abanico, anillo), tocarse distraídamente la rodilla, acariciarse el brazo o el pelo.

Hasta aquí las señales biológicas innatas. Sin embargo, no todo es biología. Se puede conseguir una mayor atracción por parte de las otras personas -explica Carral- si consigo mejorar la forma en cómo me veo a mí mismo/a, de tal manera que se puede transmitir una mayor seguridad, lo que sin duda atraerá las miradas de los otros. No hay que olvidarse de que somos la especie más evolucionada y nuestro verdadero sex appeal es la inteligencia racional relacionada con la emocional, por tanto, estas señales combinadas con una conversación cercana, amistosa e íntima, favorecen la relajación y la seducción.

 

Click aquí para cancelar la respuesta.