Cómo pillar cacho en cada barrio de Madrid

¿Es fácil ligar en Madrid o es una misión imposible al estilo de colarse en chándal en la discoteca de moda? Pues pueden ser las dos cosas. Si eres novato en la capital y vas a salir a muerte, necesitas saber primero en que territorios comanches te vas a adentrar. Te contamos cuáles deben ser tus armas según el barrio en el que te metas.

Moncloa
La gente más joven se concentra aquí. Si ya peinas canas, ni lo intentes. Lo ideal es que seas un estudiante universitario o, al menos, que lo parezcas. Péinate con raya al lado, ponte un jersey de ochos y unos pantalones de pinzas, como si acabaras de salir de un campus inglés, vamos.

En temas de conversación, no te compliques demasiado: explícale por qué eres fan de El Rubius en Youtube o lo que te flipa el último single de Maroon 5. Invita siempre a la primera, que es lo que se espera de un pequeño lord como tú (aprovecha el 2×1 de la happy hour). Si la cosa va bien, despertarás al día siguiente en algún piso de estudiantes. Eso sí, no esperes desayuno: en la nevera solo tienen medio limón y un yogur caducado.

chapandaz0803

Malasaña
Ojito, porque aquí la cosa se complica. Entras en un territorio de barbas-camisetas de grupos indies alemanes- sombreritos como los que llevaban tus abuelos y muuucho, muuuuuuucho postureo.

Si quieres llevarte a una malasañera al catre, tendrás que controlar de todo. De-to-do. O al menos fingir que controlas. Ten en cuenta que aquí todo el mundo tiene el culo pelao. Reivindica el cine griego, la música que se hace ahora mismo en Portland o el cómic underground uzbeko. Tocar de oídos puede tener premio.

Toma cualquier cosa menos gin-tonic (aquí ya está pasado de moda) y, si tienes suerte, podrás montártelo en un after improvisado en cualquier ático del barrio.  Ah, te recomendamos que, si llevas el pelo largo, te hagas un moño. Ayuda.

malasana0803ok

Salamanca
Camisa bien planchada, zapatos impecables y un abrigo de corte clásico. Estas van a ser tus armas para moverte por la zona más complicada de la capital. Aquí no se trata de ir a saco, procura moverte con inteligencia, buscando miraditas y esperando el momento idóneo para atacar.

La conversación va a ir sobre tu curro y la pasta que ganas, seguro. Así que si las cosas no te van muy allá, disimula o miente descaradamente inventándote un cargo de CEO en una start up que se dedique a algo muy guay y “muy jodido de explicar, ¿sabes?”. Baila poco y bebe a sorbitos, que las copas aquí son un sablazo.

Vete con amigos y trabaja en grupo, para poder controlar varios objetivos a  la vez y buscar planes b. Deja algo en el bolsillo para coger un taxi dirección Pozuelo o La Moraleja cuando comience a amanecer: será la señal de que habrás triunfado, pocholín.

laposada0803

Lavapiés. El mestizaje y el buenrollito siguen campando a sus anchas por Lavapiés. Prepárate para una noche de laaaargas charlas sobre política, reflexiones filosóficas sobre el concepto de nación-estado o discusiones sobre cuál es el mejor disco de La Pegatina. Recomendable llevar camiseta reivindicativa, pantalones cargo y botas militares o de campo. Si quieres triunfar, tendrás que estar dispuesto a beber calimocho en grupo.

Si la suerte te acompaña, yacerás con un ser vivo entre los vapores del incienso y con un animal de compañía olisqueando tus pinreles.  Bienvenido a un lugar llamado mundo, colegui.

Madrid-Río
No queremos romperte los esquemas, pero aquí tendrás que venir a ligar de día. Hay tres modalidades entre las que puedes elegir: runner, patinador o ciclista aficionado. Y las tres, ojo, pueden llevarte al triunfo más absoluto. Si te sientes cómodo en mallas, adelante.

Aquí se trata de buscar el encuentro casual en plan. “¿oye, hay algún circuito por aquí para prepararse una media?” (maratón, se entiende). Si consigues que alguno/a te haga caso y que corra en paralelo contigo durante un rato, no lo dudes, lo tienes hecho. Lo siguiente será una sesión de sexo atlético en su casa y recuperarte a base de zumitos. Procura estar en buena forma para darlo todito: si hace ejercicio, será muy exigente en la cama.

madridrio0803

La Latina
Buena elección. La Latina un domingo es un escenario propicio para ligar.  En sus calles se hacinan hordas de turistas de provincias que cada domingo se acercan a emborracharse hasta la hora que salga el autobús/tren de turno a su ciudad de origen. Te conviene hacerte pasar por alguien que lleva allí más años que el teatro de La Latina.

Pásate unos días antes, estudia el territorio y apunta en tu agenda las direcciones de los bares nuevos/de culto/menos petaos. Cuando el domingo a la 1 de la tarde, entables conversación con alguien que no puede ni levantar su caña de cerveza para bebérsela porque tiene el codo de alguien en el ojo y digas esa frase mágica de “¿nos vamos a otro sitio?”, se obrará el milagro: funcionará por primera vez y te seguirá a dónde vayas. Eso sí, remata pronto, que el tiempo –tic-tac- corre en tu contra.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los PAUS
¡Ja, ja, ja, ja! ¿De verdad has venido hasta un PAU a ligar? Bueno, veremos lo que podemos hacer… Ten en cuenta que aquí todo el mundo se conoce y que tu serás el único elemento extraño, lo que a priori puede ser una ventaja. Adéntrate en el único garito que hay como si fueras una superestrella que ha venido hasta este ensanche a derrochar clase y glamour (ten en cuenta que no te conocen, puede colar). Intenta adentrarte en los grupos que seguramente estarán hablando de que hacen falta más supermercados en el barrio o de que en la última junta de vecinos el pirao del cuarto quemó una papelera. Así de excitante es la vida aquí.

Con que propongas una ronda de chupitos de tequila o beber Jäggermeister de una pipeta, les estarás dando un subidón de adrenalina, que hará que caigan a tus pies. Al día siguiente podréis dar una vuelta por el centro comercial, en chándal y  cogiditos de la mano. El amor en los PAU es así.

Click aquí para cancelar la respuesta.