Cómo organizar (bien) una orgía

Las orgías habitan el fértil territorio de nuestra imaginación. Nos ponemos a pensar en ellas y visualizamos fotogramas de ‘Eyes Wide Shut’, la peli de Kubrick en la que había pivones con máscara. Bueno, eso es una orgía bien hecha. Si la hacemos en plan cutre salchichero pues se parecerá más a… ejem… un grupo de personas digamos, “no tan vistosas”, sudando y jadeando como si estuvieran haciendo Crossfit.

Si estás pensando en organizar una, no te preocupes, si sigues estos pasos, triunfarás.

Que no todos sean debutantes. Vale, ya has decidido poner tu casa a disposición de la lujuria y ahora toca hacer la lista de invitados. Importante: si sois todos novatos, la cosa no saldrá bien. Procura que, al menos, uno de cada tres sea alguien que ya haya estado en una (o en varias). Ayudará a romper el hielo y a que la gente se desinhiba.

La ropa, fuera prontito. En una orgía, estar vestido es como ir con forro polar a una playa nudista. Se trata de que todos os desnudéis al mismo tiempo, porque, si no, esto va a ser un poco sindiós. Imagínate: tu primo ya en bolas y tu colega de la oficina con el traje puesto.

Ambienta un poco la casa. No es lo mismo ponerse a hacer guarreridas españolas en una habitación vacía que en una con música agradable, a media luz y con multitud de sitios blanditos en los que dejarse caer. Cúrrate un poco el ambiente, plis.

night club

El alcohol, con cuentagotas. Es verdad que una copita puede ayudar a la desinhibición al principio, pero ya. No vale ponerse como Las Grecas, porque eso traerá gatillazos, mareos y posibles olvidos de preservativos. Porque esa es otra…

SOLO sexo seguro. No valen los testimonios en plan “estoy sano como una manzana”. ¿Eh? Que nos conocemos. Todo el mundo con su arsenal de condones encima para que no se creen situaciones incómodas o malrolleras.

SOLO sexo consentido. No creemos que haga falta decir esto, pero como el ser humano a veces es un poco cabeza loca, preferimos especificarlo. Que nadie tenga que darte un sopapo porque no te enteres de que, o bien no quiere hacer eso, o bien no quiere hacer eso CONTIGO.

No te centres en una sola persona. Si has organizado esta orgía pensando en estar todo el rato dándole que te pego con la misma, olvídate. Las orgías se basan en tener sexo con varias personas. Para la otro, llamas a tu amorcito por teléfono, concertáis una cita y os dais toda la noche hasta en el carnet de identidad.

Cuando alguien quiera irse, que lo haga libremente. Claro que sí. Nadie retiene a nadie. La orgía dura mientras los participantes en ella decidan que quieren seguir adelante pero si a las 6, por ejemplo, alguien se quiere largar a su casa, es libre de hacerlo.

Nada de móviles. Siempre hay un listo en estas “fiestas” que saca el móvil y se pone a hacer fotos o vídeos de todo. Eh, nadie ha firmado su consentimiento para salir en una peli porno, así que pon el smartphone encima de la mesa y nadie saldrá herido.

No te agobies por los manchurrones. Si te sientes incómodo con la idea de que alguien eyacule en algún sitio, quizá no deberías haber organizado una orgía. Eh, de todas formas, ¿para qué están los hoteles?

Click aquí para cancelar la respuesta.