Cómo limpiar (literalmente) cualquier rastro de sexo

El sexo no es sucio, sucios podemos ser nosotros si no nos preocupamos de limpiar a conciencia los restos de semen, lubricante o flujos varios de sábanas, tapicerías y muebles una vez terminado nuestro arrebato de pasión. Tanto si eres un loco de la limpieza como si quieres ocultar cualquier rastro de sexo de tu casa por equis motivos, seguimos los pasos de Walter White para deshacernos de toda pista o huella que indique que en ese lugar se ha producido un aSEXinato.

Para el semen
¿Sabías que el semen contiene proteínas? Pues sí, y las proteínas no se lavan bien. Hay productos blanqueadores que pueden dejar estas manchas blancas con un tono amarillento. Para evitar el rastro de semen en las sábanas o en la tapicería del sofá, lo mejor es usar un limpiador enzimático (algunos quitamanchas de perros lo son) para tratar la tela antes de meterla en la lavadora. Lo ideal es trabajar las manchas de semen mientras están húmedas. Para este caso, prueba a mezclar vinagre con un poco de levadura o polvo de hornear para borrar la mancha, y después cepilla y a la lavadora.

Para flujo vaginal, orina y sudor
El tratamiento de este tipo de manchas se debería tratar por separado, pero en todos casos la acción limpiadora es similar, así que podemos ir a por ellas de a una. Lo ideal sería utilizar una solución de peróxido de hidrógeno al 3% (agua oxigenada común, para entendernos) directamente sobre la mancha y borrar todo lo que podamos antes de meter la prenda a la lavadora. Enjuaga en frío una primera vez, incluso antes de pre tratar la ropa con H2O2, para evitar que la mancha se vuelva permanente. No uses calor hasta no estar absolutamente seguro de haber eliminado la mayor cantidad posible de suciedad, ya que el calor puede empeorar las cosas.

Para la sangre
Lo mejor para eliminar los restos de sangre (de menstruación o del tipo que sean) es enjuagar con agua fría para eliminar la mayor cantidad posible de mancha. Es muy importante enjuagar primero con agua fría. Incluso aunque nos parezca contradictorio porque siempre nos han dicho que la sangre sólo se quita en caliente, pues de nuevo el calor podría fijar aún más la mancha. Después de lavar en frío aplica un líquido quitamanchas a ambos lados de la misma. Espera diez minutos y luego vuelve a enjuagar con agua fría. Si la mancha está fresca, repite el proceso de nuevo y después lava la prenda en agua tibia con detergente y otra dosis de quitamanchas. Este pre tratamiento también debería ayudar a borrar las manchas resecas. No hay necesidad de secar la ropa entre cada tratamiento, puedes tratar y enjuagar hasta que la ropa esté lista para lavarse en condiciones.

Para lubricantes
Dependiendo del tipo de lubricante que tengas, probablemente debas tratar cada mancha de manera diferente. Pero en general, las manchas de lubricante a base de aceite y agua deberían irse con tu detergente habitual. Si no es así, prueba a añadir un poco de lavavajillas y lavar en agua fría. Eso tendría que valer. Para los lubricantes a base de silicona, debido a que la silicona es resistente al agua, lo mejor es pre tratar la mancha en la tela seca. Aplica detergente líquido para la ropa directamente sobre la mancha y frota bien. Espera 10 minutos y luego lava a máquina con agua caliente usando detergente y cualquier otro productos que uses habitualmente. Agregar a esta limpieza un producto surfactante más fuerte para que el agua consiga humedecer lo inhumedecible, también puede ser útil para las manchas resistentes de lubricante a base de silicona. Hagas lo que hagas, ten cuidado de no secar con calor hasta que estés seguro de que la mancha ha sido eliminada.

Para lencería y accesorios delicados
Si se trata de una prenda seda delicada, no deberías lavarla en lavadora y mucho menos escurrirla. Hay un plan de ataque mejor para los artículos y es lavarlos a mano. El resultado es el mismo que en el lavado a máquina y no estropearás la tela. Usa agua fría para enjuagar primero cualquier mancha, pre trata si es necesario y luego lava a mano con agua tibia o caliente, detergente y lejía para prendas delicadas.

Para manchas en tapicería o muebles
Las manchas de fluidos corporales son en realidad manchas de proteínas. Este tipo de tiznes se tratan mejor con productos especiales para tapicerías y alfombras. La fórmula normalmente incluye peróxido de hidrógeno, que como ya hemos visto, sabe muy bien qué hacer para eliminar las manchas de proteínas. Para deshacerse de estas manchas, absorbe con un paño seco los restos de líquido que queden sobre muebles y tapicerías y luego rocía la zona con el producto, espera tres minutos y limpia con un paño húmedo o un cepillo suave.

Bonus track: para el olor sexual
A pesar de que el olor del sexo parezca estar en el aire, es posible que la fuente provenga en realidad del colchón. Para eliminar este resto de olor, dos pasos sencillos: primero, agrega unas gotas de lavaplatos a un vaso de agua oxigenada y pulveriza esta solución sobre el colchón. Mientras todavía está mojado, espolvorea el colchón con bicarbonato sódico. Cuando se seque, elimina el exceso de bicarbonato y voila, adiós olor a sexo. Tan fácil como lavar las sábanas.

Click aquí para cancelar la respuesta.