¿Cómo hay que usar el preservativo cuando tenemos sexo en grupo?

No es tan raro que en verano, aprovechando el calorcito, haya más predisposición a tener relaciones sexuales en público. La cuestión es que esto no es algo exclusivo de las parejas que se esconden en los setos de los parques, o entre las olas de la playa.  En verano, también hay más sexo en grupo al aire libre.
Dogging (buscar sexo de forma casual en un lugar público, para solo una vez y de manera anónima) o cruising  , que es lo mismo pero en el entorno LGTB, son prácticas cada vez más comunes, por ejemplo, en las dunas cercanas a las playas nudistas, o en aparcamientos.

El caso más llamativo es el de Cap D’Agde , una “villa naturista” de la costa mediterránea francesa, a pocas horas de Barcelona, que se considera una de las capitales internacionales del sexo, precisamente porque además de nudismo, son habituales las prácticas de sexo en grupo.

Women's polygamy

Obviamente no en todo el complejo, pero sí que hay playas en las que está prohibido el acceso a menores, porque tienen un ambiente más “swinger”, en el que pueden verse todo tipo de prácticas de sexo en grupo al aire libre.

¿Y cómo debe cuidarse la salud sexual en estos casos? María López, sexóloga en Sex To B recuerda que en este tipo de encuentros hay que tener más en cuenta las medidas de seguridad.

“El preservativo ha de cambiarse en cada relación si tenemos relaciones con varias personas, si no estaríamos poniendo en riesgo nuestra salud sexual y la de nuestras parejas. Es imprescindible cambiarlo en cada relación, e incluso durante la misma relación, si hay una penetración anal, y tras ello pasamos a una vaginal”, pone de manifiesto como regla fundamental.

Si bien este concepto es clave para las relaciones con penetración, el sexo oral en grupo, también tiene sus peculiaridades, sobre todo porque en ocasiones podemos practicarlo con varias personas a la vez. Así, la sexóloga recomienda algunas medidas que podemos tomar para protegernos.

“Existen unas barreras dentales, que sirven para cubrir la zona genital y perianal, además del conocido preservativo”, que puede cortarse por la mitad ponerlo sobre la vulva en los cunnilingus, aunque también existen toallitas especializadas para esto. “Si no disponemos de este tipo de profiláctico, podemos utilizar papel film (siempre y cuando el papel film sea lo suficientemente grueso para no romperlo durante la actividad), recordando que se debe de cubrir toda el área genital y perianal”. Pasaría lo mismo en el caso de que se trata de sexo oral en la zona anal.

Otra idea fundamental del uso del preservativo al aire libre es que, como matiza López, “hay que tener especial cuidado a la hora de manipularlos. La correcta higiene de manos y de uñas es esencial para no romperlo incluso antes de ponerlo. Habrá que tener precaución sobre todo si tenemos algún resto de material del ambiente en las manos, como por ejemplo grava, arena, migas de pan, o materiales que puedan degradar e incluso llegar a romper el preservativo”.

Asimismo, no solo hay que pensar en nuestra salud, también en la de las otras personas, más si estamos usando un espacio público, aunque esté destinado a este fin. Por ello, a modo de conclusión, la experta recuerda que “los preservativos siempre han de guardarse en una bolsa, o en cualquier recipiente que nos sirva para tal fin, ya que no son biodegradables, y pueden aumentar a la contaminación del medio natural”.

Click aquí para cancelar la respuesta.