Cómo estar satisfechos con 15 segundos de sexo

Por si no os habéis dado cuenta vivimos en la era de la inmediatez. No podemos esperar a nada, lo queremos todo ya. Cuando la última app de moda tarda más de un minuto en descargarse ya resoplamos sintiendo que se nos va la vida. En nuestra intimidad ocurre lo mismo, por eso hemos reducido los tiempos de placer al máximo consiguiendo que 15 segundos sean más que suficientes para sentirnos satisfechas.

¿15 segundos? Perdonadme pero a mí en tan poco tiempo no me da ni para quitarme las bragas. Pero esta es la realidad, o eso parece. No queremos pararnos a disfrutar, a sentir, no queremos distracciones, solo ir a lo concreto y volver a lo que estábamos haciendo. Ya que estamos predispuestos a disfrutar del sexo rápido, aprendamos a exprimirlo al máximo, que los segundos corren.

Hablamos con la experta, Mary Fernandez, sexóloga en para que me ayude a disipar todas las dudas sobre por qué queremos sexo rápido y cómo conseguirlo sin agobiarnos mirando el reloj.
Antes de meternos en faena vamos a aclarar qué es un quickie. Un quickie o sexo rápido es un encuentro sexual espontáneo en el que dos personas mantienen relaciones sexuales satisfactorias. Hasta aquí la teoría está muy bien, pero en la práctica es cuando surgen las dudas. ¿Se puede estar satisfecho sexualmente en tan poco tiempo?

Cuando hablamos de quickie y decimos que con 15 segundos bastan, nos estamos refiriendo a la penetración y es que ahí está el truco de esta nueva moda sexual. Las personas que afirman sentirse realizadas en su vida sexual en este tiempo, cuentan solamente la duración de la penetración. La sexóloga Fernández explica que al contar solo la penetración se están obviando todas las prácticas que hacemos antes, como las caricias, los besos o el sexo oral que hacen que la excitación aumente y el cuerpo esté listo para alcanzar el orgasmo en esos pocos segundos.

Cómo estar satisfechos con 15 segundos de sexo

Fernández nos da 5 claves para que aprovechemos al máximo el encuentro erótico y que nadie se quede con las ganas.  “La primera clave es la complicidad con el o la compañera sexual, saber qué es lo que te gusta y le gusta y cómo estimularle. Para que ambas se sientan satisfechas tienen que conocerse, es fundamental. La segunda es la comunicación, es lo que más te excita y es básico para alcanzar el placer. En tercer lugar una buena lubricación, para que todo fluya mucho mejor. La cuarta conseguir que ambos/as tengan una gran estimulación previa, tiene que existir una alta excitación antes de llegar al coito. Y por último, la quinta clave sería la espontaneidad, el morbo de lo inesperado, de lo prohibido… Cuando ves cierto “peligro”, tiendes a tener más excitación y por tanto más lubricación”.

Two girls holding each other hands.

El sexo rápido puede que sea una moda pasajera, pero el ritmo de vida que llevamos hace que sea cada vez más habitual. ¿Dónde quedaron aquellas tardes de fin de semana de polvos eternos? ¿Se puede estar contento con una vida sexual medida en segundos?  “El sexo rápido es una práctica sexual más, y en este caso sería especialmente idónea en unas situaciones concretas, no en todas. Focalizar todos los encuentros sexuales a esa duración, cuando el cuerpo no siempre está listo en tan poco tiempo, puede acarrear disfunciones sexuales futuras, como por ejemplo, las que son debidas a la presión de lograr o lograrle un orgasmo. Lo ideal sería tener un repertorio sexual lo más amplio posible, incluyendo prácticas de todo tipo” afirma la sexóloga. Si es que ya lo dijo Baltasar Garcián “Lo bueno, si breve, dos veces bueno y aun lo malo, si poco, no tan malo”, vamos, que en la variedad está el placer.

El sexo rápido también es para las mujeres y parejas lésbicas

Otra de las partes que se omite en este venerado sexo rápido de 15 segundos es que está dirigido a las parejas heterosexuales y en torno al coito. Pero el sexo es mucho más que penetraciones y parejas normativas. A las mujeres muchas veces se nos cuelga la etiqueta de necesitar mucho tiempo para ponernos a tono, sin embargo, dice Fernández que “según un estudio, las mujeres se sienten más satisfechas y son las que prefieren este tipo de práctica sexual. Pero, en mi opinión de experta, sinceramente lo pongo en duda, nos faltarían datos de la veracidad del estudio, ¿Realmente puedes tener un orgasmo en 15 segundos y solo con penetración? Lo dudo, y más si no hay estimulación del clítoris. Hay que tener en cuenta que no son 15 segundos, porque no se cuenta la estimulación previa al coito”.

Por otra parte, la experta aconseja, haciendo referencia a que a las mujeres les cuesta más excitarse, que se atrevan a conocer más y mejor sus cuerpos y dice contundente: “ya no necesitamos ni dos minutos para estar a tono, que no nos engañen, hay succionadores de clítoris que lo consiguen en menos tiempo”

En cuanto a la hetero normatividad, Fernández considera que “cualquier tipo de pareja sea homosexual o heterosexual, puede incluso tener varios orgasmos sin necesidad de llegar a esos 15 segundos de penetración”.

En los encuentros sexuales también observamos una brecha generacional y es que, en el estudio que Fernández menciona, los jóvenes menores de 35 años son los que prefieren el sexo fugaz y los mayores dedicarle más tiempo a sus encuentros eróticos.

“Vivimos en una sociedad, donde las prisas están por bandera, vamos corriendo a todos lados, y sobre todo la población más joven. Cada vez hay más quehaceres y menos tiempo, y a veces lo quitamos de lo verdaderamente importante. Por eso, ha salido esta nueva práctica sexual, donde en “menos tiempo” podemos tener el mismo placer.  En mi opinión, creo que las personas más jóvenes prefieren emplear menor tiempo y obtener “los mismo beneficios” y así poder hacerlo más asiduamente sin “perder mucho tiempo” para poder invertirlo en otras actividades. Sin embargo, la población más adulta prefiere invertir más tiempo en el sexo aunque no lo haga con tanta asiduidad”.

Click aquí para cancelar la respuesta.