Cómo detectar si la persona con la que quieres ligar está loca

Todas, y digo todas sin excepción, en algún momento de nuestra vida nos hemos topado con una bollera loca. Y es que este espécimen “bolleril” abunda mucho entre el ambiente lésbico, ya sea en una discoteca, en una fiesta para chicas, en una asociación o en cualquier app para ligar. Esta subespecie dentro del género “lesbos” se caracteriza por mimetizarse bien con el ambiente que le rodea, sus habilidades camaleónicas hacen que caigas en su presa fácilmente y sin darte cuenta, hasta que ya es demasiado tarde. Una vez caes en sus garras, el destino final es inminente: llegó el drama.

La palabra “bollo-drama” desde luego no es un invento en vano, es la descripción más perfecta del mundo que circunda alrededor de estas personas. El veneno que expiden en sus acciones es letal, convirtiéndolas en el tipo de lesbiana más tóxica con la que puedas toparte. Es la mamba negra lésbica, la viuda negra entre las bolleras, la carabela portuguesa de las invertidas. Es la bollera loca.

Aggressive mad women fighting each other.

Como hemos mencionado, una de sus habilidades es la mimetización, lo que hace difícil identificarlas. Sin embargo, te traigo algunas claves para evitar a toda costa el peligro y que, al menos, si ya te has topado con alguna (que si no lo has hecho, pronto lo harás) no vuelvas a caer en la trampa mortal de nuevo.

La clase no está reñida con la locura
Lo primero que debes tener en cuenta es que la bollera loca puede estar en cualquier lado, acechante en cualquier esquina esperando a su próxima víctima. Aparentemente no hay nada que la identifique, lo mismo es una tía la mar de inteligente que no sabe la diferencia entre haber y a ver, lleva un traje ultracaro que compra de rebajas en el mercadillo o lo mismo es científica que buscavidas. No va a haber ninguna característica socioeconómica que te dé una pista acerca de su locura, así que procura estar siempre alerta.

La primera cita
La primera vez que conoces a esa persona es clave para poder detectarla y huir a tiempo. Hay dos temas de conversación con los que podrás detectarla: anteriores parejas  y sexo. Si en la primera cita comienza a criticar a todas sus ex, te cuenta hasta el detalle más escabroso y las pone de vuelta y media, desconfía. Si todas sus anteriores relaciones han fracasado de una forma muy extraña, igual el problema no está en todas ellas sino en la loca que tienes enfrente. O si un rollo de un mes ya lo considera pareja, ahí sí que ya puedes coger tus cosas y largarte cuanto antes. Respecto al sexo, no hay nada como una conversación subida de tono para saber por dónde van los tiros. Si tras calentar el ambiente comienza a quejarse de que hace mucho que no folla, vuelve a quejarse de sus ex y dice estar desesperada, es que lo está. Y probablemente loca también.

Trastornos de personalidad varios
Sin embargo, no siempre puedes detectarla a tiempo en la primera cita, o es una pareja de una amiga que no se leyó estos consejos, ya está abducida y ahora te toca a ti aguantarla. El caso es que todas en algún momento hemos conocido a ese personaje, por llamarlo de alguna manera, que parece navegar en un mar de emociones intensas (¡bollo-drama ataca de nuevo!). Si dice una cosa y luego hace otra por sistema, si tan pronto está de buen rollo como con cara de perro, si critica a la gente que tiene niños pero se comporta como uno o si tan pronto te quiere como te odia, es el momento de huir o acabarás tan loca como ella.

El control
Dentro de las locas, las hay además que son controladoras. Intentan mirarte el móvil, quieren que les estés escribiendo a todas horas para que les digas dónde andas (y si puedes mandarle la localización mejor), te averigua las contraseñas de tus redes sociales o se enfada porque tus amigas pasan más tiempo contigo que ella… Aquí ya no sólo hablamos de locas, aquí ya se va convirtiendo en la relación tóxica de la que debes huir o acabarás mal, muy mal. Es más, este control no deja de ser una forma de maltrato que puede ir derivando en otras: comienza a despreciarte, a criticar cualquier cosa que hagas, a hacerte sentir culpable de sus cambios de humor y de todas las desgracias que le ocurren, te insulta, se pone celosa de todo el mundo, quiere apartarte de tus amigos o tu familia… Si te sientes identificada, comienza a hacerte a la idea de salir corriendo de esa relación o te envenenará poco a poco hasta asfixiarte.

Ahora ya tenéis unas simples claves para poder identificar a la bollera loca, aunque esto podría dar para un libro entero si nos ponemos. Y recuerda, la locura está esperando que te relajes para atacar. ¡Mantén la guardia y podrás con ellas!

Click aquí para cancelar la respuesta.