Cómo defenderse del envío de foto-pollas

Seguramente te suene esto, o porque lo has vivido personalmente o porque le ha pasado a alguna amiga: empiezas a chatear con un chico en alguna app de dating, la que sea, y sin comerlo ni beberlo ni sobre todo, haberlo pedido, él te empieza a enviar fotos de su miembro viril, lo que viene conociéndose ya comúnmente y dada su frecuencia como foto-pollas, casi un género artístico considerando la importancia del fenómeno.

No, no es nada agradable y sin dudarlo, supone que te desentiendas de esa persona al instante. Nadie puede evitarte el rato desagradable, pero, ¿sabías que puedes defenderte de este envío de fotos?

Lo primero que hay que aclarar es que el envío de una fotografía sexual entre mayores de edad no es delito. Eso nos dicen en la Policía Nacional: “Siempre estamos hablando de mayores de edad y de que en la foto no haya menores. A no ser que sea considerado como ciberacoso, que esos envíos interrumpan tu vida. Y ojo, que si esa foto ha sido obtenida de forma no consensuada, como el caso del vídeo de Olvido Hormigos. Ahí si es delito: si esas fotos han sido obtenidas sin el consentimiento de la persona y afectan a su vida íntima, sí lo es”, comentan.

Using smartphone

Y legalmente, ¿se puede hacer algo? El abogado Pablo Corrales habla de dos vías: “Una, es el envío masivo de este tipo de fotos a través de una red, lo primero que habría que ver es si cumplen los requisitos que aceptas cuando entras a formar parte de esa red. O sea que lo primero que se podría hacer es reportar esa información y ese usuario a la red”. Y por supuesto, huelga decirlo, bloquear a ese usuario que tiene tanto interés en mostrarnos gratuitamente sus intimidades.

La segunda vía tiene que ver con el acoso: “Se podría considerar como acoso, considerando el artículo 172 del Código Penal, cuando ese envío de fotos se realiza de forma insistente y reiterada de modo que altere gravemente el desarrollo de tu vida cotidiana”, añade.

E insistimos, todo esto hablando siempre de mayores de edad. Además, el autor puede llevarse una multa: “Es infracción administrativa sancionada por la Ley de Seguridad Ciudadana (conocida como Ley Mordaza), con multa de 100 a 600 euros a imponer al autor. Hay que dejar claro que en cualquier caso, incluso si no termina en sanción por dicha Ley, la víctima tiene derecho a indemnización por daños morales. Si se reclaman menos de 2.000 euros de indemnización, no hace falta abogado ni procurador”, comenta el abogado José Luis Prieto. Esto para el caso de no tramitarse como delito (se tramitaría de esta forma si hablásemos de menores de edad).

Click aquí para cancelar la respuesta.