¿Cómo decirle a tu pareja que quieres más sexo?

Según un estudio realizado por Nielsen, un 84% de la población española sufre estrés y un 62% declara sentirse agotado al final del día. Y en ese agotamiento, uno de los primeros síntomas es una bajada de nuestra libido.

Aunque claro, no todos tenemos las mismas jornadas, los mismos picos de trabajo, ni vivimos a la vez los momentos de estrés. Algo que también supone un desajuste en la frecuencia y calidad de las relaciones sexuales de las parejas. Porque ya no solo se trate de que con las personas tengan diferente deseo sexual porque todos somos diferentes, sino de que uno de los dos echa de menos volver a tener tantas relaciones sexuales como antes de ese pico de estrés, o simplemente, antes de entrar en la rutina de la convivencia.

En este sentido, Esperanza López, sexóloga en Beta Sexología  expone que “generalmente, cuando pasa la primera fase del enamoramiento y además entramos en las rutinas de la vida diaria de cualquier persona, que en muchas ocasiones se trastocan al principio de las relaciones, es cuando suele decaer. Esto es debido a esos factores externos de los que hablaba antes: estrés, mucho trabajo, falta de tiempo, cansancio, pocas horas de sueño, obligaciones sociales, etc.”.

Hands of friends with coffee cups

Lo que sí que deja claro es que no se trata de una cuestión de hombres o de mujeres, ya que “no es una cuestión de género, y de hecho ligar la idea de querer más o menos sexo a un único género, además de errónea, es caer en aspectos machistas y heternormativos”.

Pese a que estos periodos de baja actividad son habituales, y no deben preocupar más de la cuenta, si la cosa se alarga, la experta dice que es positivo tener una conversación al respecto.  “La comunicación es básica en la pareja y en este sentido todavía más, evitando así crear conflictos que se pueden manejar fenomenal con una simple conversación donde se expongan las necesidades, las preocupaciones y se llegue a un consenso, donde todas las partes de la relación se sientan cómodas, cediendo, en caso de ser necesario, a partes iguales, y sobre todo, satisfechas con los acuerdos tomados”.

Si, pese a haber tendido dicha conversación, parece que la cosa sigue sin cambios, también se puede optar por intentar motivar a la pareja, sin avasallarla. En este sentido, Elsa Viegas, fundadora de Bijoux Indiscrets recuerda que si bien las principales causas de la disminución del deseo sexual alrededor del mundo son el estrés y el agotamiento, hay que recordar que las mejores armas para combatirlas son la relajación y el placer, por ello “disfrutar de un buen masaje es una de las mejores terapias para combatir nuestra rutina”, además de una forma de volver a conectar con el otro y dejar que todo surja de forma natural.

Al fin y al cabo, como recuerda López “que no se dé el coito no significa que no haya relación sexual, y además que sea plenamente satisfactoria”. En este sentido, a raíz de este masaje, también puede hablarse sobre “qué otras prácticas resultan gratificantes, sexys y excitantes, para tenerlas en cuenta a la hora de relacionarse”.

Por último, la sexóloga recuerda que otra cuestión a tener en cuenta es que tampoco debemos obsesionarnos con la frecuencia, puesto que “sin lugar a dudas: la calidad siempre está  por encima de la cantidad “.

Click aquí para cancelar la respuesta.