¿Cómo debes reaccionar ante un problema de erección?

Sí, le puede pasar a cualquiera (hablamos de problemas de erección puntuales) y tampoco pasa nada: ni hay que torturarse, ni echarse las manos a la cabeza ni culpabilizarse, porque nada de esto arreglará el problema y además, os sentiréis peor. Así que, ¿cómo reaccionar ante un problema de erección de tu pareja? ¿qué debes y qué no debes hacer? Que haya un problema de erección puntual puede ser originado por múltiples cosas: estrés (o debido al encuentro sexual o acumulado de la semana); demasiado consumo de alcohol; nervios, etc. Hablamos con la sexóloga Raquel Graña, que nos da unos útiles consejos sobre la materia.

“Cuando hay un problema de erección no debemos reaccionar de forma alarmista, porque esto generará que nuestra pareja tenga más ansiedad y se convierta en algo que le preocupe demasiado. Una de las principales causas que provocan la disminución de deseo o la pérdida de erección en los hombres es la ansiedad y, muchas veces, causada por sus parejas”, comenta. Así que, desde  nuestro papel, ayudemos a nuestros compañeros a quitarle hierro al asunto porque si se trata de un problema puntual (si se repite en el tiempo entonces deberíamos consultar a un especialista) no tiene mayor trascendencia. ¿Qué hacer?

Hand holding burning break cigarette. concept of break quitting cigarette and cigarette's disease in impotence problems
Hand holding burning break cigarette. concept of break quitting cigarette and cigarette’s disease in impotence problems

– “Por ejemplo, focalizarnos en otra parte del cuerpo. No hay que ser tan finalistas pensando que solo una zona proporciona placer, contamos con el órgano más grande del cuerpo que es la piel y podemos disfrutar de él en toda su totalidad. Así que conviene prestar atención a otras partes hasta que la erección vuelva a aparecer. Si no aparece, no os preocupéis. Habrá que solucionar el problema de ansiedad y ayudar a que la persona aprenda a ser consciente del momento, a estar en “el aquí y ahora”, sin importar lo que ha sucedido o sucederá en un futuro”, comenta.

Quítale importancia al asunto, desdramatiza, echa mano del humor. Hay que tener recursos para situaciones imprevistas.

– “Aprende a estar en el aquí y el ahora”, en el presente”, añade.

– “No juzgues, no te escandalices, no te rías, ni hagas comentarios que puedan minusvalorar al otro. Es importante ser empático”, explica.

– “Recordemos que la erótica y la sexualidad no se reducen solamente a un pene y una vulva, por lo que no debemos presionar a nuestra pareja. Poco a poco, a medida que recobre la confianza y si cuenta con el apoyo suficiente, la situación volverá a ser como antes”, finaliza.

Sin prisa, las prisas no son buenas. Si la cosa no mejora en el momento, no os agobiéis. Ya habrá días mejores.

Click aquí para cancelar la respuesta.