Cómo cuidar tus genitales en la playa

Llega el calor y con él, las piscinas y la playa. Y también, sobre todo en el caso de las féminas, las infecciones en los genitales, y es que el agua, la humedad, el cloro, la arena de la playa pueden ser caldo de cultivo de molestias.
Hoy te damos una serie de consejos para evitarlas, algunos muy obvios y otros en los que quizás no habías caído. Toma buena nota:

Para ellas:

– No es recomendable quedarse con el bañador mojado mucho tiempo ya que pueden proliferar bacterias vaginales y causar infecciones.

– Por cierto, sexo en el agua, que resulta muy excitante, mejor evitarlo: “No es nada recomendable tener relaciones sexuales dentro del agua de la piscina o el mar. Además de que la lubricación con el agua desaparece y esto puede ocasionar irritaciones en la zona genital si se da cualquier fricción, la penetración durante el sexo permite que el agua de mar y la de piscina (con todos las sustancias químicas correspondientes), entre dentro de la vagina y altere el Ph”, explica la sexóloga María Esclapez.

– “Si tienes el periodo y usas tampones para ir a la playa o piscina, no te olvides cambiarlo como mucho cada 8 horas y la copa menstrual, como mucho también, cada 12 horas”, añade.

A woman with braided hair relaxing on a sandy beach

– Mantén una higiene genital adecuada:
– Secarse muy bien el área genital tras las duchas.
– Si se quiere utilizar jabón para lavar la zona, hacerlo con un jabón especializado para el cuidado íntimo adquirido en farmacias.
– No utilizar desodorantes íntimos
– No utilizar esponjas para lavar la zona genital puesto que éstas acumulan gérmenes.

Consejos para ellos y ellas:

– No acudir a la playa o la piscina directamente después de la depilación genital: “Con las cremas solares y el sudor, el folículo se puede infectar y la piel se puede irritar con el sol”, explica.

– Llevar ropa interior de algodón para que la piel transpire.

– No usar ropa muy ajustada.

Beber mucha agua.

– Evitar la exposición de los genitales al sol y la arena durante un tiempo prolongado.

– Si se van a mantener relaciones sexuales en la playa, cerca de la arena, evitar el contacto total de los genitales con la arena. “Después de las relaciones sexuales es recomendable, en cualquier caso, orinar y lavar la zona genital”, finaliza.

Click aquí para cancelar la respuesta.