Coaching sexual a domicilio: el entrenador que mira mientras tienes sexo

En la serie ‘Master of Sex’, los protagonistas, el ginecólogo William Masters y la psicóloga Virginia Johnson, pioneros en el estudio de la conducta sexual allá por los años 50-60, realizan su investigación observando el acto sexual en directo. Así lograron, por primera vez en la historia, clasificar disfunciones sexuales y diseñar los correspondientes tratamientos. Fueron los precursores de la terapia sexual estudiando en vivo el problema.

En esa misma línea de terapia in situ trabaja Kenneth Play, educador sexual, que primero ejerció de entrenador de fitness de famosos durante 15 años. Nacido en Hong Kong, emigró a Estados Unidos y allí, en Nueva York, abrió una consulta y ya ha tratado de esta manera tan inusual a más de cincuenta parejas de todo el mundo. Pero también ofrece un servicio de coaching sexual a domicilio. Play se desplaza hasta la casa de la pareja con problemas sexuales para observarles mientras copulan.

Observa a las parejas mientras lo hacen
Esta consulta privada comienza con una charla sobre sexo en la que los clientes exponen las carencias y el terapeuta da consejos. Luego, toca aplicar las lecciones y empezar la parte práctica: durante una hora, Play es testigo del fornicio y supervisa la acción. Tras comprobar los fallos (no sabemos si desde un sillón o agazapado en el suelo para intimidar lo mínimo posible), el educador habla con los pacientes para explicarles qué deben mejorar y hacen un descanso de 30 minutos.

Green Woman Eye and Keyhole

Después, continúa la práctica otros 60 minutos más para aplicar los conceptos dados por Play. Y la sesión, que en total dura entre tres y cuatro horas y cuesta 1.000 dólares, finaliza con otros 30 minutos de charla para sacar conclusiones y recapitular lo aprendido en la clase.

“Evalúo a los clientes y su situación y escucho sus deseos para poder crear un programa y ayudarles a crecer en lo sexual más allá de su potencial”, explica el entrenador en su web. Dice que la mayoría de la gente acude a su PlayLab privado, como él lo llama, porque quiere tener experiencias sexuales más satisfactorias y emocionantes, pero no saben cómo hacerlo. Él ayuda a “destruir los mitos sobre el sexo que están afectando a su vida sexual y les enseña habilidades prácticas para aumentar su inteligencia sexual con el fin de tener mejor sexo, además de técnicas de comunicación para saber expresar los deseos y formas de ser más divertidos en la cama”, aclara.

El éxito de las sesiones del singular coach no está asegurado. Pero, al menos, si no estás “completamente satisfecho” con la terapia, dice Play, devuelve el dinero. Así que apostamos a que sus instrucciones en directo deben resultar bastante eficaces.

Click aquí para cancelar la respuesta.