Claves para combatir la sequedad vaginal de forma natural

La sequedad vaginal es un problema muy común entre las mujeres. De hecho, una de cada tres la padecen en algún momento de la vida, sobre todo durante la menopausia. Sin embargo, se suele infravalorar este problema.

Muchas mujeres no le dan la suficiente importancia y la verdad es que puede acarrear muchos problemas, ya que “en cuestiones de higiene íntima podemos llegar a tener un círculo vicioso si extremamos la higiene, contraemos cistitis, etc. Incluso puede llegar a provocar miedo a las relaciones sexuales por dolor a la fricción”, explica Victoria Zamora, fisioterapeuta experta en salud pélvica, que nos aconseja qué hacer para evitar la falta de lubricación.

1. Bebe mucha agua. La hidratación es la base para evitar la sequedad en todo el cuerpo y también en esta zona. Muchas mujeres no consumen la cantidad diaria necesaria para que nuestro organismo funcione correctamente, por lo que no se producen las secreciones corporales (ni la saliva, lágrimas, incluso el flujo vaginal normal).

Para conseguirlo, “sería necesario ingerir unos 2 litros diarios de líquido. Puedes tomarlo con 1,5 litros de bebida, teniendo en cuenta que el otro medio litro puede estar incluido en alimentos como frutas”, señala la especialista. Además, si evitas bebidas que resequen, como el alcohol, ayudarás a fomentar la hidratación.

2. Cuida la higiene íntima. Pero sin excederte, ya que puede alterar la flora vaginal. “Si bien es cierto que es importante su cuidado, piensa que lavarte en exceso puede retirar la capa protectora natural que poseemos, por lo que con una vez diaria que laves tus genitales es suficiente”, recomienda. Eso sí, usando productos específicos para el cuidado íntimo, a ser posible sin fragancias y con pH neutro, ya que así no afectará al pH natural vaginal que es de 3,5-4,5. Si sufres con frecuencia picor debido a la sequedad, existen jabones con propiedades calmantes, por ejemplo los que contienen bardana. Pregunta en tu parafarmacia.

3. Evita las duchas vaginales. Irritan la zona y eliminan la barrera natural que protege de infecciones. Volviendo al punto anterior: “trata de no ser demasiado agresiva en tu higiene, ya que la sequedad no es una consecuencia de suciedad, sino de falta de hidratación y flujo”, subraya Zamora.

4. No utilices ropa que no transpire. Comprueba siempre que la ropa interior que utilizas es de algodón, sin fibras sintéticas.

Collection of pads, liners and tampons

5. No abuses de salvaslips y tampones, ya que llevan productos químicos que irritan la zona íntima. Si tienes que usarlos, mejor que sean orgánicos. ¿Te has planteado pasarte a la copa menstrual? “Es el modo más saludable de realizar el cuidado de tu zona íntima durante el periodo, ya que al ser de silicona de grado médico no absorbe el flujo, deja transpirar la piel y no influye en tu pH vaginal”, aclara la fisioterapeuta.

6. Compensa la falta de estrógenos, si estás con la menopausia, con la alimentación. Por ejemplo, toma soja que contiene fitoestrógenos y hacen que disminuyan sus síntomas. De forma natural puedes estimular su producción “usando con frecuencia ayudas como masajeadores, que ayudan a aumentar tanto la sensibilidad como la irrigación sanguínea, lo cual fomenta tanto la hidratación como la lubricación”, afirma.

7. Fortalece el suelo pélvico. Incluye en tu día a día los ejercicios de Kegel. Practícalos con la ayuda de ejercitadores porque así se efectúa una pequeña fricción o masaje interno, lo cual también propicia la irrigación de la zona interna. Inserta el ejercitador utilizando un lubricante de base acuosa.

Click aquí para cancelar la respuesta.