Cinco ventajas de volver a acostarte con tu ex

Puede que no estéis hechos el uno para el otro, que no encontréis motivos para continuar una vida en común o que no tengáis ganas de seguir soportando las manías del otro… Pero es tan complicado encajar con alguien en la cama, que por vuestra cabeza ha pasado la idea de olvidar por un rato las rencillas y dejaros llevar. ¿Es un error? Nadie mejor que vosotros puede saber si, con ello, alguno de los dos sale perjudicado a nivel sentimental. Lo que está claro es que acostarte con tu ex tiene una lista de ventajas que no encontrarás en un nuevo amante:

1. Sabe lo que te gusta. Y tú sabes lo que le gusta. Después de tantos ensayos, a fuerza de prueba y error, ha averiguado e interiorizado tus preferencias sexuales, y tú tienes muy claras las suyas. Sabe cuáles son las posturas que te vuelven loc@, a qué ritmo y velocidad quieres practicarlas, cómo quieres que te toque, cómo te gusta el sexo oral, e incluso lo que prefieres que te susurren al oído. No hay incertidumbre: conocéis vuestros puntos débiles a la perfección.

2. No existen miedos ni complejos. Evitas esos nervios y dudas previas a acostarte con alguien nuevo. Te ha visto un millón de veces como Dios te trajo al mundo. No existen complejos por el tamaño del pene o de los pechos, la barriga cervecera, la celulitis o la flacidez de la piel. Si repite, incluso cuando no existe compromiso sentimental, es porque los recuerdos que tienen de ti son buenos. Tampoco espera que tus artes amatorias se hayan profesionalizado durante el tiempo que lleváis separados, ni que juntos vayáis a protagonizar escenas propias de un film porno. Podrás relajarte y disfrutar del sexo de una forma casi tan natural como antes de vuestra ruptura.

Handsome man and sexy woman in bed

3. Hay confianza para pedir lo que sea. Todas esas fantasías que jamás te atreverías a contar en una primera cita, todas las preferencias que se salen de lo ortodoxo… Tu ex ya se las sabe. No necesitarás excusas ni explicaciones para esas ‘rarezas’ individuales y libres, que temes que sean recibidas por alguien nuevo con una cara de asombro u horror. Este trámite ya lo superasteis en el pasado, llegasteis a un acuerdo de lo que entraba y no entraba en vuestro concepto de ‘lo normal’ y ‘lo admisible’ y ahora simplemente os dedicáis a disfrutar de ello.

4. Tu autoestima se disparará. Pese a que se ha acostado contigo decenas de veces y su soltería le permite elegir objetivos nuevos, si quiere repetir incluso después de una ruptura es porque sigue viendo ese atractivo en ti. Le sigue gustando tu cuerpo, al menos lo suficiente para desear volver a sentirlo, y probablemente guarda un buen recuerdo de tus habilidades en la cama. ¿A quién no le gusta sentirse deseado y, aun más, saber que alguien que forma parte del pasado guarda tan buen recuerdo de ti?

5. Te ayudará a perder el miedo a las rupturas. Es habitual que las rupturas den paso, casi inmediatamente, a un periodo de lágrimas, enfados y reproches. Este reencuentro esporádico, con un objetivo únicamente carnal, te permite darte cuenta de que el ‘odio’ que sientes por la otra persona es menos intenso de lo que pensabas. Si sois capaces de acostaros después de todo, es porque ‘todo’ no es para tanto. Esa cordialidad te permitirá percibir momentos tan desagradables como una ruptura de una manera menos traumática.

Pese a estas cinco verdades, antes de dar un paso así, asegúrate de que no va a perjudicarte a nivel sentimental. Si sigues enganchad@ y no consigues asumir la ruptura, será una de las decisiones más irresponsables que puedas tomar.

Click aquí para cancelar la respuesta.