Cinco sencillos ejercicios para entrenar en pareja

Horror, la cuenta atrás para la operación bikini ha comenzado y tú con esas carnes. Si quieres lucir palmito el próximo verano, es el momento de ponerse las pilas y empezar a trabajar tu cuerpo. Pero ¿cuándo?, si ¡nunca encuentras tiempo para ir al gimnasio! En El Sextante te proponemos hacerlo con tu chico/a en casa, al aire libre o donde os sea posible. Entrenar juntos os resultará mucho más  ameno que en solitario y os motivará lo suficiente como para lograr los objetivos marcados.

Además, por lo visto, quien suda unido, permanece unido. O al menos eso dice un estudio de la Universidad de Indiana: solo el 6,3% de las parejas casadas que van al gimnasio o entrenan juntos terminan en una ruptura. He aquí algunos ejercicios específicos para poneros en forma como dos tortolitos.

1. Flexiones. Os ponéis uno enfrente del otro, con las cabezas juntas y mirándoos a los ojos. Al subir los brazos después de flexionarlos hacia el suelo, chocáis la palma de la mano durante un segundo y así sucesivamente alternando la mano izquierda y la derecha. Si no podéis hacer flexiones, quedaos en la misma posición que si fuerais a hacerlas, lo que se conoce como plancha, y manteneos ahí cambiando de mano. Con estos ejercicios entrenáis los pectorales y los brazos.

Couple running outdoors

2. Sentadillas. Colocados uno delante del otro, cara a cara, os cogéis de las manos y bajáis (hasta que los muslos estén casi paralelos con el suelo) y subís a la vez. La postura correcta es: piernas abiertas a la altura de los hombros, bajáis todo lo podáis el culete, como si os fuerais a sentar y lo eleváis. Al bajar es muy importante que las rodillas nunca sobrepasen las puntas de los pies. Otra variante de este ejercicio es juntar espalda con espalda. Las sentadillas fortalecen los glúteos y los cuádriceps.

3. Abdominales. Os sentáis en el suelo y eleváis las rodillas. Enfrentáis los pies, de tal manera pisen levemente los del otro. Ponéis las manos detrás de la nuca y bajáis la espalda hasta tocar el suelo. Al subir, chocáis vuestras manos y al bajar de nuevo las ponéis en la nuca como antes. Otra opción es coger una mancuerna o una pelota y pasársela a tu pareja cada vez que lleguéis arriba.

4. Más abdominales. Pero esta vez elevando las piernas. Uno de los miembros de la pareja se queda de pie. El otro se tumba situando la cabeza entre los pies del que está de pie, le agarra por los tobillos y eleva las piernas hasta que el otro las toca y las empuja hacia abajo (al bajar no deben tocar el suelo). Y así sucesivamente. Luego, claro, cambiáis los roles.

5. Brazos. Necesitáis una goma elástica. Os situáis uno frente al otro de pie. Cada uno sujeta la banda por un extremo con el brazo de enfrente pegado al cuerpo, formando un ángulo recto, y tiráis hacia atrás el codo a la vez. Para hacerlo correctamente, debéis flexionar las rodillas ligeramente y mantener la espalda recta. Otra opción: todo igual pero el brazo en ángulo recto no está pegado al cuerpo, sino elevado (sin sobrepasar la altura del hombro).

Click aquí para cancelar la respuesta.