Cinco preguntas que JAMÁS deberías hacer a una nueva pareja

Muchas de las respuestas las obtendrás con la confianza que sólo el tiempo puede daros, así que calma.

1- ¿Soy la persona con la que más has disfrutado en la cama?

Si has conocido a tu pareja con más de 25 años, es probable que por su vida haya pasado más de un compañero sexual. ¿Qué necesidad hay de meterle en un compromiso? Sea cual sea su respuesta, lo más probable es que no quedes conforme. Si te dice que sí, tal vez lo haga por evitar tragicomedias. Si te dice que no, habrá que reconocerle sus santas narices, pero te tocará aceptar la respuesta sin rechistar y tendrás que continuar la relación con el convencimiento de que otra persona se lo ha hecho mejor que tú. Piénsalo, en realidad no quieres saberlo.

2- ¿Piensas alguna vez en tu ex?

Lo más probable es que la respuesta sea afirmativa, y eso no significa que tu pareja quiera volver a tener algo con esa persona. Las relaciones pasadas marcan inevitablemente nuestra forma de vivir las actuales. Es esa experiencia la que nos ayuda a diferenciar lo que nos gustaría tener en nuestras vidas de lo que sabemos que no funciona con nosotros. Si es tu pareja la que, por iniciativa propia, infravalora lo vuestro al compararlo con lo que ha tenido, simplemente sal corriendo: pretende convertirte en alguien que no eres.

Confused couple with question marks on blackboard

3- ¿Prefieres salir con tus amigos o conmigo?

Ojo con esta pregunta, porque esconde un componente posesivo muy claro. Si esperas que tu pareja deje de lado todos sus planes para dedicarte el 100% de su tiempo libre, es evidente que no estás pensando en su felicidad. Lo bonito es incluir a una persona en tu vida sin convertirla en tu propiedad. Si planteas esta cuestión a tu pareja, tal vez no estés preparado para una relación madura.

4- ¿Dejarías de hablar a tu ex por mí?

Hay quienes siempre viven las rupturas como dramas, y finalizan sus relaciones con la promesa de que jamás volverán a dirigirse la palabra. A estas personas les suele costar entender que haya otra forma de afrontar las diferencias, y que muchas parejas terminan sin episodios conflictivos, sin amenazas y sin pataletas. Si eres uno de ellos y tu pareja actual mantiene un trato cordial con su ex, te va a tocar aceptarlo con normalidad. Has sido el último en llegar, así que contén tus impulsos dictatoriales y deja que tu compañero decida por sí mismo con quién quiere hablarse o dejarse de hablar.

5- ¿Te masturbas pensando en otras personas?

Si ya hay a quien le cuesta aceptar que su pareja disfrute de su cuerpo en soledad, mejor no comprobar cuánto puede afectarle que una persona ajena a la relación ‘patrocine’ ese momento. La respuesta afirmativa no puede considerarse infidelidad ni va a repercutir negativamente sobre lo que tenéis, pero… ¿quién está preparado para escuchar tal sinceridad de boca de su compañero sentimental? Lo dicho: mejor, no preguntar.

Click aquí para cancelar la respuesta.