Cinco posturas sexuales para el sofá

Con las temperaturas bajando y bajando y el precio de la luz, subiendo y subiendo, lo único que apetece es refugiarse bajo una manta en el sofá: da pereza hasta moverse por la cama no vaya a ser que perdamos algo de calor corporal. Así que dadas las circunstancias, ¿por qué no una guía de cinco posturas sexuales idóneas para practicar en el sofá? Entre el calorcito humano, el de la mantita y el de alguna infusión o café caliente que te estés tomando, lo lógico es que entren ganas de sexo. Por eso te decimos cómo aprovechar ese sofá que tienes en el salón, al máximo. Toma nota:

Sentada encima de él: una postura idónea si quieres penetraciones profundas y además, ser tú la que lleve el ritmo. El sofá es el lugar perfecto para la postura porque podrás sujetarte en la parte posterior del mismo y conseguir una mayor penetración y roce con tu chico. Puedes probar la misma postura, pero dándole la espalda.

Perrito: también muy adecuada para el sofá, pero ojo, que si es estrecho y para evitar malabarismos de tu pareja, él tendrá que apoyar uno de sus pies fuera del mismo. Otra opción es que ella se ponga de cara  a la pared y él la penetra desde atrás, estando de pie frente al sofá. Es cuestión de ir probando.

– Si el sofá es suficientemente ancho, se puede optar por un misionero convencional. Si tiene una parte de chaise longue, entonces es más sencillo.

Happy young couple lyind on the carpet

– El brazo del sillón puede ser muy útil de cara a una penetración profunda: basta con que la chica se ponga de pie al lado del brazo y deje caer su cuerpo sobre el sillón. El chico se pone detrás y la penetra. Una postura ideal para penetraciones vaginales profundas o incluso, para practicar sexo anal.

La fusión: ambos están sentados en el sofá, con las piernas sobre el mismo y tanto el chico como la chica se inclinan hacia atrás, sosteniéndose con las manos. La mujer debe sentarse encima del pene, situando sus piernas alrededor del cuerpo de él.

Bonus track: Una felación y un cunnilingus en el sofá también son muy recomendables. Simplememente, ponte de rodillas frente a él/ella, y ponte cómoda/o con un cojín bajo las rodillas. Y a partir de ahí, ancha es Castilla.

Click aquí para cancelar la respuesta.