Cinco pistas para detectar a un Peter Pan

Ah, qué bonitas son las pelis infantiles, que nos gustan de niños pero también, de mayores. Cada cual tiene su preferida, pero no me digáis que no es bonita y evocadora la de Peter Pan: con sus buenas dosis de fantasía, esos niños que nunca crecen, siempre están felices a su libre albedrío, sin ningún tipo de obligación ni responsabilidad.. Esa Wendy, esa Campanilla que todo lo soluciona, por tener, tiene hasta villano, el temible Garfio. Sí, en la ficción está muy bien pero a lo mejor a ti no te apetece acabar saliendo con un Peter Pan (por cierto que el nombre del síndrome se debe al psicólogo americano Dan Kiley, que lo definió como el conjunto de rasgos que tiene aquella persona que no sabe o no puede renunciar a ser hijo para empezar a ser padre. O sea, que no madura ni a tiros), porque en este caso no es como con las meigas, que haberlos haylos… ¡hay muchos, más de los que quisiéramos las mujeres!

Por eso hoy te vamos a dar algunas pistas sobre cómo detectarlos al vuelo, una especie de brújula para que los veas llegar desde lejos porque puede que te gustase mucho la película pero eso de tener como pareja a un niño eterno, como que no:

Son harto divertidos: sí, el Peter Pan es el más gracioso del grupo, unas castañuelas. Bromista (de humor inteligente), divertido… este es uno de los principales problemas, porque resultan y son, encantadores. Pero luego de pareja formal es otra cosa.

Painted silhouette Peter Pan on wall

¿Compromiso? ¿comproqué? Es una palabra que no tiene en su repertorio y además, le genera granitos en la epidermis. Siempre encontrará una magnífica excusa para no comprometerse contigo: y no es que no te quiera, es que simplemente, le viene grande, grandísima la decisión.

Harás de madre: pasa de los 30 años (o de los 40, lo mismo da, este síndrome no sabe de edades) y su madre aún le prepara comida. Y le parece bien que le lave la ropa o le arregle el pisito, que por otro lado, parecerá el de un estudiante eterno. Algunos, ya entrados en año, siguen esperando que su pareja le seleccione la ropa para ese día. A ti te parecerán actitudes de lo más pueril, pero él está en su salsa…

¿Hijos? ¿cómo has dicho? Si por un casual, se anima a tener descendencia, hazte a la idea de que tú ejercerás de madre y padre: tú pondrás las reglas, él se las saltará todas con la criatura; no sabrá de horarios de bibes o de cenas y puede que te sorprenda yéndose con sus amigos de vacaciones, mientras tú te quedas con el churumbel. El mayor niño de la casa será sin duda, él.

Los amigos son sagrados pero además, es que no deja de verlos en ningún momento. Aunque quede con ellos cada semana (que si bolera, que si fútbol, que si ensayos con la banda, que si ese nuevo juego que acaba de salir), nunca tendrá suficiente y se quejará de continuo de que no tiene suficiente tiempo para él. Y es que chica, el hombre peter pan es además de un inmaduro, un hedonista por naturaleza.

Hay más pistas para detectarlos pero éstas son las básicas: como ves, son fácilmente identificables así que si das con uno, plantéate muy seriamente si quieres ejercer, para siempre, de Wendy…

Click aquí para cancelar la respuesta.