Cinco deseos sexuales para el año nuevo

“Queridos Reyes Magos… este año, como he sido muy buena, querría que me trajerais una vida sexual desenfrenada estilo Madonna años 80, orgasmos nivel quedarme con el cuerpo de averiado como un personaje de American Horror Story o una colección de juguetes eróticos que ni el armario de Sasha Grey…”. Sí, todos tenemos peticiones que hacerle al año nuevo en el terreno de las guarreridas y cada uno abre la boca para expresar un deseo. Hemos preguntado a nuestro grupo de amigos para que nos cuenten qué es lo que querrían para este 2017 que arranca…

Más sexo. Tal cual. Así de simple. Marieta, reponedora, de 27 años, aspira no a una pareja estable, sino “a pasarse por la piedra a todo chulazo que pase por mi lado”, mientras que Ana, camarera de 38 años, casada y con dos hijos, quiere más sexo “pero del bueno, no del que me obliga a estar con mi marido encerrados en la habitación mientras nuestros dos hijos pequeños la aporrean amenazando con tirarla abajo”. Son las cosas de la familia…

Que por fin me hagan… “un fist fucking como Dios manda”, nos suelta Ángel, relaciones públicas de 33 años y que lleva poniendo en sus cartas a sus majestades de Orientes de los últimos años esta práctica sin que sus plegarias hayan sido atendidas. Luis, periodista de 35 años, lo tiene claro: “Una lluvia dorada de mi chica no me importaría en absoluto, lo que pasa es que hay que convencerla”. Buena suerte, Luis.

couple loving each other

Un cuerpo nuevo… hecho para el deseo. Laura, psicóloga de 36 años, solo quiere ganar un poquito más de dinero este año con el objetivo de ponerse tetas: “Ya sé que es un poco infantil pedir esto, pero es que siempre he querido verme con un par de tallas más”. Ignacio, dependiente de 41, es más ingenuo: “Ya sé que son una estafa pero estoy casi seguro de que, en 2017, finalmente picaré el anzuelo de esos anuncios que prometen un alargamiento de pene”. Pues nada, atento a tu carpeta de spam…

Juguetes (sexuales, claro). A Bea, profesora de 31 años, y a Julián, ingeniero de 32, les separan miles de kilómetros. “Mi chico trabaja en Escocia y necesitamos algo para el sexo a distancia, así que he pensando en alguno de esos juguetes que se sincronizan vía móvil para poder disfrutar más en pareja”. Andrés, dj de 39 años, pide lo imposible: “Un anal intruder como ese que salía en la película Top Secret, un rompeculos de primera división”.

Un poquito de alegría sexual. Ay, amigos. Llega el momento de los desesperados, de los que pasan por una mala racha, de los que tienen la suerte de espalda… Borja, publicista, de 37 años, lleva sin tocar pelo más de un año. “Entre que he estado hasta arriba de curro y que no me he visto muy atractivo últimamente, follo menos que Tintín”. Lo mismo le pasa a Esther, enfermera de 40 años, que quiere olvidar un 2016 horribilis en lo que es el Dale a tu cuerpo alegría, Macarena: “En 2017 quiero que alguien me empotre por fin como Dios manda. Que no puede ser que este cuerpo se acabe ajando sin que alguien lo disfrute”. Pues claro que sí, maja.

Click aquí para cancelar la respuesta.