Cinco cosas que nunca debes hacer durante el sexo

El sexo es una de las cosas más placenteras y maravillosas que hay en la vida. Si no la más. Pero también puede dar lugar a situaciones peligrosas si no ponemos un poco de cabeza. Dicen que un riesgo elevado conlleva una recompensa elevada. Y el sexo cumple esta premisa. Puede ser impresionante… pero también puede provocar fracturas en el pene, gonorrea, embarazos no deseados y problemas vaginales que apenas conocemos. No pretendemos asustarte, pero sí que tengas en cuenta estas cosas que pueden hacer que tu noche más caliente se convierta en una pesadilla.

1. Subestimar el riesgo de ETS

Si crees que preguntarle a tu pareja si está ‘limpia’ es suficiente para protegerte contra una enfermedad de transmisión sexual, vas lista/listo. Por mucho que confíes en él/ella, si tienes relaciones sexuales sin preservativo te estás poniendo en riesgo. Hay que ir con más cuidado que nunca, porque según los ginecólogos, la gonorrea y otras ETS son cada vez más difíciles de tratar, pues se vuelvan resistentes a los fármacos.

2. Hacerlo demasiado fuerte

Si eres demasiado vigorosa en la cama, has de tener en cuenta que tu vagina puede resultar perjudicada. Los desgarros en forma de pequeñas lágrimas son muy comunes. Si te ha ocurrido, lo mejor es darle tregua a tu vagina durante al menos una semana para que se cure completamente. Ellos también deben ir con cuidado y evitar empujar demasiado fuerte en ángulos extraños o que impliquen mucha tensión muscular, ya que una penetración en falso podría fracturar accidentalmente el pene. En su lugar, intenta cada nueva posición con un movimiento agradable y lento hasta constatar que tu miembro está fuera de peligro.

3. Lubricantes con base de aceite y condones de látex

La mala utilización del lubricante puede dar lugar a un problema más feo de lo que imaginas. Son muchos los que acaban en la sala de emergencias por mezclar productos con base de aceites (ni siquiera naturales como de oliva o coco) con condones de látex, sobre todo cuando se realiza sexo anal. Y es que estos lubricantes rompen el látex y el preservativo se vuelve ineficaz. Lo más seguro es usar agua o lubricante a base de silicona.

Pile of fresh cucumbers lying diagonally

4. Una frutería en la vagina

Parece sacado de un extravagante capítulo de ‘Mil maneras de morir’, pero lo cierto es que introducir frutas o verduras en la vagina para obtener placer puede ser realmente peligroso. Las piezas pueden romperse, atascarse y quedarse dentro, produciendo problemas de salud muy serios. Prueba con juguetes eróticos específicos para la vagina y el recto que, además de ser seguros te aportarán un disfrute extra gracias a la vibración y a sus estudiadas formas.

5. Presionar a tu pareja para que termine

Centrarse demasiado en el final del juego puede ser perjudicial para su salud sexual, ya que puede crear demasiada tensión. Hay que aceptar que a veces simplemente no sucede, y no pasa nada. Si su pareja no puede terminar, la mejor manera de abordarlo es con la autoestimulación, que puede ser incluso una actividad mutua. Puedes hacerlo tú, ayudarle o disfrutar mirando su cuerpo mientras él llega al orgasmo. Una vez te quites la idea de que el pene tiene que estar en la vagina cuando se produzca el orgasmo, lo pasarás mucho mejor.

Click aquí para cancelar la respuesta.