Cinco consejos para el sexo entre mujeres

Si eres de las que aún no se ha atrevido con el sexo lésbico o lo has hecho y has fracasado estrepitosamente, quizá no te vaya mal leerte estos consejos (incluso aunque tu orientación sea diferente). Tus futuras parejas te lo agradecerán.

Olvídate de las películas
Partiendo de que la mayoría de películas son heterosexuales, ya puedes irte olvidando de emularlas. Esto de llegar y en cinco minutos ya haber terminado, además de aburrido, es inverosímil en cuanto al sexo entre mujeres se refiere. Dedícale tiempo, no solo durante el sexo, sino antes también. Las miradas, las insinuaciones, los roces… Todo ello contribuye a que la excitación vaya a más.

Hay vida más allá de los genitales
Tendemos a genitalizar las relaciones sexuales, es decir, en cuanto tenemos sexo vamos directas hacia la entrepierna o hacia los pechos. Sin embargo, nuestros mayores órganos sexuales son el cerebro y los dos metros cuadrados aproximadamente que tenemos de piel. El cerebro se puede estimular a través de los cinco sentidos: vista, oído, olfato, gusto y tacto. Y es el tacto donde entra la piel; dependiendo de la persona, hay zonas más sensibles que te tocará a ti averiguarlas, aunque algunas de esas zonas pueden ser el cuello, las orejas, la cara interna de los muslos… Emplea esfuerzo en averiguarlo y explotarlo.

Sexy women kissing in bed

¡Cuidado con las uñas!
Si has visto alguna vez una película porno lésbica típica, habrás visto que las actrices llevan uñas más grandes y afiladas que un tigre. Por supuesto, las uñas son un tanto contraproducentes en el sexo en general, y en el lésbico en particular. Al poder haber penetración con los dedos (ya sea vaginal o anal), las uñas largas pueden ser las causantes de algunas heridas que, seamos sinceras, molestan un poquito. Hay quien las controla muy bien pese a tenerlas largas, pero para evitar una desgracia, será mejor que lleves las uñas cortadas y limadas. Ni se te ocurra cortártelas justo antes de tener sexo, ¡serán navajas suizas!

Kamasutra ¿lésbico?
Volvemos al tema películas y sabiduría popular. Todas las posturas que nos venden están ideadas para el sexo heterosexual y, aunque algunas son aprovechables, no todas nos sirven. Aunque esto funciona mucho por ensayo y error hasta que das con las que más te gustan, aquí tienes una pequeña guía sobre posturas entre chicas.

No te olvides de hablar
La comunicación es esencial en cualquier relación sexual. Para poder transmitir lo que a ti te gusta, primero deberás conocerte bien a ti misma; y podrás conocer a la otra persona si ella te dice cómo le gusta que se lo hagas. Atiende a las señales (no siempre la comunicación va a ser verbal) y anota en tu libreta mental todo eso que te está diciendo que le gusta, tanto dentro como fuera de la cama.

No te olvides de poner todos estos consejos en práctica y ¡a disfrutar!

Click aquí para cancelar la respuesta.