Beso blanco, fetching, snowballing y otros juegos sexuales con el semen

Aunque es un gran desconocido, el semen es un elemento que puede dar mucho juego dentro de las prácticas sexuales. Eso sí, es imprescindible no correr riesgos y asegurarse de que ninguno de los participantes de la actividad tenga enfermedades de transmisión sexual. A las prácticas sexuales relacionadas con el semen se les conoce como juegos blancos. ¿Quieres conocer en qué consisten? ¡Sigue leyendo!

Uno de los juegos más básicos es el beso blanco. Consiste en besarse después de haber eyaculado en la boca de la pareja sexual. Aunque en las relaciones heterosexuales esta práctica puede ser considerada tabú para la mayoría de las personas, en las parejas gays el beso blanco podría considerarse algo excitante e incluso un gesto con cierto romanticismo.

El snowballing es una evolución del beso blanco. En este caso, más que en besarse, la actividad se centra en pasarse el esperma de boca en boca. En el snowballing se suele mantener cierta distancia entre las bocas de los participantes para, de esta forma, poder ver bien cómo va pasando el semen de una a otra. Se trata de una práctica que habrás visto en más de una ocasión en películas porno en las que la acción gira en torno a un trío u orgía. Su traducción, bola de nieve, debe su nombre a que el fluido va creciendo en cantidad y densidad debido a que el esperma se va uniendo a la saliva de las bocas de los participantes.

Male stripping off his clothes in white isolated background

El cumswap es muy parecido al snowballing. La principal diferencia es que aquí solo se trata de intercambiar el semen, que pasa directamente de una boca a otra. De esta manera, la cantidad no aumenta. El cumswap es una práctica que suele realizarse en bukkakes.

Para los más hambrientos está el creampie, que se traduce del inglés como “pastel de crema”. En esta práctica, uno de los hombres eyacula en el ano del otro. Una vez que el activo extrae su pene, observa cómo el que ha desempeñado el rol de pasivo va expulsando el semen mediante contracciones de los músculos del ano. Relacionado con el creampie está el felching. En esta ocasión, el hombre activo chupa o extrae con su boca el semen del ano del pasivo en el que previamente ha eyaculado. El felching puede practicarse succionando o realizando un anilingus conforme el semen vaya saliendo.

Un juego de Japón

Aunque su nombre guarda parecido con el del protagonista de la mítica serie manga ‘Dragon Ball’, Goku, el siguiente juego sexual solo tiene en común con él su procedencia del país nipón. Con origen japonés tenemos el gokkun, una práctica que se ha ido extendiendo por todo el mundo a través del porno. Consiste en que uno de los hombres traga una gran cantidad de esperma de varios chicos. Estos pueden eyacular directamente en su boca o bien depositando el semen en un vaso o recipiente del que el receptor se lo bebe. Puede parecerse al bukkake, en el que varios hombres eyaculan sobre una persona siguiendo unos turnos. Sin embargo, la diferencia con el gokkun se encuentra en que el protagonista se traga el esperma, algo que en el bukkake no necesariamente ocurre.

Existe un juego blanco con un nombre de lo más glamuroso. Se trata del pearl necklace, que en castellano significa “collar de perlas”. Su curioso nombre se debe a la zona del cuerpo sobre la que se realiza la eyaculación. El peal necklace consiste en depositar el semen sobre el cuello y/o torso del otro hombre. Las gotas que quedan esparcidas sobre el torso del receptor pueden formar una especie de collar de perlas. ¡Elegancia ante todo!

Alimentos  a tener en cuenta

Para realizar los juegos blancos es recomendable que el sabor del semen sea lo más agradable posible. Aunque esto no siempre es fácil de controlar, hay una serie de alimentos que ayudan a que la eyaculación resulte mucho más sabrosa. Frutas como la piña, el mango o la papaya mejoran mucho el sabor del semen, haciéndolo más dulce. Otros alimentos como la menta, el limón o la canela hacen que el esperma sepa mucho mejor. En el lado contrario se encuentran los espárragos, el brócoli o la col que, a pesar de ser muy sanos, empeoran el sabor.

En los juegos blancos la cantidad también importa. Como tener más semen es algo que no se puede controlar, quizá la mejor forma sea aguantar sin eyacular unos días antes del encuentro sexual para así poder tener grandes reservas.

Por último, no olvides que estas son prácticas de riesgo, así que recuerda que para disfrutar de estas experiencias con responsabilidad es imprescindible que os aseguréis de que ninguno de los que participáis en el juego sexual tenéis enfermedades de transmisión sexual. ¡Disfruta siempre del sexo

Click aquí para cancelar la respuesta.