Así trabaja una Wedding Planner para lesbianas

El 3 de julio del 2005 se aprobó en España el matrimonio entre personas del mismo sexo. Desde entonces, son muchas las parejas que han decidido dar el “sí, quiero”. Gran parte de ellas se ha decantado por contar con una wedding planner para poder planear ese día tan especial. Descubramos por qué.

Hablamos con Macarena Bellido, fundadora y directora de la empresa Mac&Bell, que lleva varios años ayudando a parejas LGTB a organizar sus bodas y haciendo que su “Día B” sea especial. Macarena está formada en Protocolo y Ceremonial en la Escuela Internacional de Protocolo de Madrid y nos cuenta qué es una wedding planner (WP). “Se dedica a la organización y coordinación de una boda: hace de filtro con los proveedores, negocia los precios de la forma más favorable para sus clientes, tiene las reuniones en su nombre y se adapta a los horarios y huecos de cada pareja, velando por sus intereses y sus gustos”.

Las reacciones de la familia quizás no sean las deseadas

Esto es aplicable a todo tipo de parejas, así pues, ¿por qué dedicarse al colectivo LGTB? Macarena nos comenta: “Sentía la necesidad personal de poner mi granito de arena frente a la visibilidad LGTB, y  ofrecer un servicio que no se había prestado antes al colectivo, pienso que todo el mundo tiene derecho a enamorarse y a disfrutar de su boda sin tener que explicar con quién quiere pasar el resto de su vida”.

Una boda es un momento especial pero también delicado para las parejas LGTB. No toda la familia puede aceptar el hecho de que se casen dos personas del mismo sexo, “y las reacciones no son siempre las esperadas”, lo que lleva a discusiones y disgustos que pueden nublar un día especial.

No suele haber muchos invitados

Al final las parejas “buscan rodearse de todas aquellas personas que realmente les quieren y que harían lo que fuera por compartir ese día de felicidad con ellos, porque en una boda LGTB no existen los compromisos”, y es por esto por lo que “no suelen ser bodas numerosas y prima la calidad de los invitados, no así la cantidad”.

¿Qué se ofrece de diferente a una pareja de chicas? “La visión femenina y empática de lo que supone organizar un día tan especial, con todos los condicionantes que supone ser dos chicas, ya que el matrimonio entre chicas está “menos aceptado” que el matrimonio gay. Existe una gran invisibilidad lésbica que contribuye de algún modo a que la sociedad siga identificando a la persona homosexual con ser gay, pero no con ser lesbiana”.

Gay Marriage Concept with Rainbow Rings

¿Cuánto cuesta?

Seguramente estés pensando que una WP es algo que sólo pueden permitirse unos pocos, pero no es así. En comparación con el presupuesto de una boda es sólo una pequeña parte que a cambio te ahorra tiempo, esfuerzo e incluso dinero, ya que puede conseguir importantes descuentos con los proveedores. Las hay que van a comisión con los proveedores y las hay que cobran un fijo a la pareja.

Maca asegura: “Yo prefiero cobrar un fijo, así me aseguro de no acabar siempre organizando con los mismos proveedores. Una WP suele cobrar de 1500€ en adelante, y se asegura de que todo salga perfecto”. Además, conseguirá que tu boda no sea una boda al uso, sino que conseguirá que te sientas identificado.

Yolanda, una de sus clientes, no duda en recomendarlo: “Nos hizo sentir muy cómodas, nos ahorró muchos problemas y agobios, y realmente está consiguiendo que sea nuestro día. Le dijimos que nos gustaría que nuestra perrita estuviera en la boda y removió cielo y tierra para conseguir que nos habilitaran un sitio donde todos los invitados pudieran traer a sus amigos peludos y que disfrutaran también de la celebración”.

Ante todo, se trata de hacer que la pareja se sienta identificada con cada detalle. “En una boda con tintes musicales, unos novios quisieron una lona de 3 metros con el logo de Eurovisión, pero en su lugar ponía Eurobodón y fue todo un éxito. Otra vez quisieron una puerta de embarque en una boda viajera donde el photocall era un armario decorado por las novias y sus sobrinas pequeñas y todo el mundo salió del armario aquella noche. Cada pareja es un mundo y las hay más divertidas, más serias, más histriónicas o más clásicas pero es SU boda y eso debe ser lo primero. Sus gustos y decisiones van por delante de cualquier otra cosa”.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el 2014 (últimos datos disponibles), 1709 parejas de hombres y 1591 parejas de mujeres dieron el “sí, quiero”. Los motivos pueden ser muy diversos, desde los que quieren celebrar su amor con los suyos hasta los que quieren tener los derechos legales que concede el matrimonio.
Razones hay miles, pero sólo hace falta una para dar el paso. ¿Serás tú la próxima?

Click aquí para cancelar la respuesta.