Así son los clubes para osos, gays fornidos con mucho vello

“El hombre y el oso, cuanto más pelo, más hermoso”, dice un conocido refrán que compara la belleza del hombre con la de un animal grandote que dan ganas de abrazar. Esta oda al vello bien podría servir de lema para una de las subculturas con más miembros de la comunidad gay: la de los osos. Nada que ver con la fauna salvaje. Los osos son hombres homosexuales que rompen con el canon de belleza masculina gay de hombre esbelto y depilado.

Los bears se caracterizan por ser muy masculinos, con barba muy frondosa y mucho vello corporal y facial. No importan los músculos y dan igual los kilos demás. Las barrigas y el pelo en pecho hacen atractivo a un buen oso. El movimiento bear surgió en San Francisco como una alternativa dentro del ambiente gay. La revista ‘Bear Magazine’ dio difusión a esta cultura de la mano de unos moteros que se reunían en un bar de San Francisco llamado ‘The lone star’. El local se situaba en una zona en la que abundaban los bares de moteros y leather.

Fotos del club Bearbie.
Fotos del club Bearbie.

No tiene por qué haber cuero

Aunque en sus orígenes guardaban una estrecha relación, los clubes de osos no están necesariamente relacionados con la cultura fetichista del cuero. Sin embargo, encontramos locales en los que se unen las dos tendencias. Para tomar algo o bailar toda la noche, con cuarto oscuro o sin él. Actualmente, la oferta de locales bear en Chueca, el barrio gay más grande de España, es muy extensa.

El HOT fue el primer bar dedicado a este público que hubo en la zona. Abrió sus puertas en 1996 y a día de hoy sigue siendo un referente para el target osuno. Mucho antes, en 1982, ya existía el Griffin’s, aunque estaba en el ala oeste de la Castellana y no llegaría a Chueca hasta más adelante. Su música divertida y sus espectáculos son sus señas de identidad.

El orgullo gay osuno existe, se llama Mad.Bear, se celebra en Madrid desde hace ya más de dieciséis años y tiene su origen en su sede, el Bear’s Bar, situado en la madrileña calle Pelayo. El local se define como “un punto de encuentro para osos, gorditos, papis y admiradores.” Cada diciembre Madrid recibe a osos de dentro y fuera de España. Camisas de leñador, botas, vaqueros y barbas llenan las calles calentando el frío invierno y disfrutando de la programación especial organizada por los diferentes pubs.

Fotos de Bearbie.
Fotos de Bearbie.

El éxito de la cultura osuna es tal, que ya hay grandes discotecas dedicadas a este público en las que  tomarse algunas copas y bailar toda la noche. Es el caso de Bearbie, un club exclusivo para hombres que cuenta con dos plantas en las que suena música pop y dance. Bailar las canciones de las grandes divas rodeados de barbas y hombres corpulentos es posible en este lugar, situado en el centro de Chueca, que además cuenta con cuarto oscuro en el que dar rienda suelta a las pasiones.

Hasta Dj’s especializados

Bulldog, Zarpa o Barbanarama son las incorporaciones más recientes al mundo de los locales de ambiente para osos de Chueca, que se unen a los míticos The Paso y Fu3l, grandes emblemas del ocio nocturno para este público.

Las fiestas específicas para osos también existen desde hace años. ‘Di3sel’ o ‘Into the tank’ son algunas de las más famosas. Esta última viene celebrándose desde hace catorce años. Muy famosa en toda Europa, cuenta con una atmósfera fetish, playroom y la música de los mejores discjockeys. Y es que los osos también cuentan con sus propios DJs especializados en poner el sonido más cañero, como es el caso de Manuel Carranco.

Tienen hasta su propia bandera que incluye, cómo no, una zarpa. De ser una comunidad minoritaria dentro del mundo gay, la de los osos se ha convertido en una de las más numerosas. Tanto es así que incluso hay aplicaciones de ligoteo para el móvil, como Scruff y Growlr, dedicadas a chicos que buscan hombres velludos y fornidos. Bajo su apariencia de tipos duros, son tolerantes, sociables y familiares. Los clubes de osos son su punto de encuentro en el que compartir amistad, conversación, bailes, copas y quizás sexo. ¡Qué bello es el vello!

Click aquí para cancelar la respuesta.