Así sí: guía definitiva para estimular el punto G

Hay cosas más o menos laboriosas en el sexo y lo de localizar el punto G es una de ellas, tanto para mujeres como para hombres (si a ellos les cuesta a veces encontrar el clítoris, imagínate si hablamos de este puntito milagroso). Por eso consideramos necesario hacer este tema: darte una especie de guía, de orientación, qué narices, de manual de mesilla, casi, para poder llegar al punto G y dedicarte a él en todo su esplendor. La sexóloga Raquel Graña nos ayudará en la tarea:

“El punto G en realidad podemos decir que no existe o que debería llamarse “punto C”. Esto se debe a que las terminaciones del clítoris se sitúan, en la mayoría de mujeres, dentro de la vagina, por lo que la zona anterior (cara la uretra) es más sensible y ayuda a llegar al orgasmo si se estimula de forma correcta”, comenta. ¿Cómo estimular esa zona? Veamos.

Primero: debes estar lo suficientemente excitada. “Cuando la excitación aumenta, la sangre se dirige a esta zona generando que aumente de tamaño y que se pueda percibir de mejor forma. Es una zona rugosa, apreciable con la excitación principalmente. La excitación se puede conseguir estimulando todo el cuerpo y cuando la pareja se aproxime a los genitales, combinando con sexo oral en el clítoris.

Young woman portrait

– La excitación se puede conseguir estimulando todo el cuerpo y cuando la pareja se aproxime a los genitales se puede combinar con sexo oral en el clítoris.

¿Cómo estimular este punto? “Introduciendo un dedo al principio y después, otro. Según la persona pueden introducirse más o menos. La yema del dedo debe dirigirse hacia la zona anterior (cara la uretra) y buscar la rugosidad”, aclara.

Una vez localizada esta zona, se puede estimular de diferentes modos: “Dando ligeros toques encima, frotándola hacia arriba y hacia abajo con más o menos intensidad, según gustos; rotando los dedos en círculos, presionando más o menos”, comenta.

La intensidad y los movimientos debe elegirlos la persona receptora. “Hay gente que tiene esta zona muy sensible, por lo que preferirá toquecitos. Y otras preferirán un roce constante”, dice Graña.

juguete

Y otro apunte: “Hay mujeres a quienes les gusta la penetración interna quedándose el pene (o dedos) dentro, sin necesidad de meter y sacar, con rotaciones o movimientos internos. Otro aspecto a destacar es que la estimulación del punto C puede combinarse con la punta del clítoris (la parte visible), ya que habrá mujeres que no lleguen al orgasmo si no se tiene en cuenta”, finaliza.

Y, para estimularte también puedes ayudarte de juguetes, por ejemplo, de los vibradores denominados impulsores: el Stronic G, recién llegado al mercado, ha sido creado para ir directamente al punto G.

Así que ya sabes, con ayuda externa o tú solita, lo de estimular el punto G estará más que chupado tras la lectura de este artículo. Ahora, manos a la obra.. ¡ya!

Click aquí para cancelar la respuesta.