Así puedes combatir los hongos vaginales

Seguro que la temática de este artículo te resulta familiar y no de oídas únicamente: los engorrosos hongos, que vienen de repente y una nunca saben cuándo se van. Son como ese invitado al que nadie espera y que estás contando los días para que se vaya de tu casa, con los hongos vaginales pasa lo mismo. Pero, ¿qué son exactaemente? ¿por qué aparecen? ¿es lógico tener muchos episodios? ¿cómo puedes combatirlos?

“Los hongos son una infección que afecta a la vagina, se considera la proliferación excesiva de Candida en esta zona. Debemos saber que todas las mujeres en estado “normal” tenemos este tipo de hongo en nuestro interior, pero que en determinados momentos se altera y se produce un crecimiento excesivo que provoca dolor, ardor y escozor, en la mayoría de casos”, explica la sexóloga Raquel Graña.

O sea que si notas alguno de estos síntomas conviene acudir al médico cuanto antes: los hongos tienen tratamiento, no panic, pero es verdad que suelen resultar engorrosos porque pueden tardar en irse. Y además, pueda ser que tengas un episodio muy de vez en cuando pero algunas mujeres los tienen muy repetidos. Prácticamente todas las mujeres han tenido alguna infección por cándida albicans en algún momento de su vida y cerca de un 40%-45% la ha tenido en más de dos ocasiones.

Bladder control problems in women

¿Qué genera su aparición? Los lactobacilos son los microorganismos predominantes del ecosistema de la vagina, son los responsables del bienestar vaginal. Estos lactobacilos conviven en equilibro con un número pequeño de otros microorganismos, entre ellos, la cándida. La infección aparece cuando el número de colonias de cándidas aumenta, rompiéndose el equilibrio del que hablábamos. La lista de elementos que lo provoca es larga: “Los antibióticos, los anticonceptivos, la ropa interior ajustada, el no secarnos después de un baño en la piscina o en la playa, el estar durante mucho tiempo con el bañador húmedo, el semen también puede desequilibrar el pH de la flora vaginal. Otras causas: los anticonceptivos, el embarazo, sudor excesivo, infección de transmisión sexual, obesidad, diabetes, cambios hormonales…”, aclara la experta.

Es conveniente que durante el periodo de proliferación de hongos se mantengan relaciones sexuales con protección: “Utilizando preferiblemente un método barrera (preservativo masculino, femenino o bandas de látex), ya que sí son contagiosos”, añade.

Pero hay buenas noticias, hay formas de combatir los hongos: por ejemplo, usando un jabón de pH neutro para la zona de la vulva. O tener una higiene íntima una vez al día: “Nunca más ni menos, tanto el exceso como no hacerlo provoca desequilibrio en esta zona”, comenta Graña. También ayuda el consumir probióticos. Conviene también evitar las duchas vaginales, que no son buenas. “Tampoco hay que dejar la zona de los genitales húmeda durante mucho tiempo (tras baño en piscina, gimnasio, con ropa interior sudada) y es aconsejable utilizar ropa interior de algodón”. Y dos consejos más: no abuses de los salva slips y procura tener una alimentación equilibrada, rica en frutas y verduras.

Si sigues todos estos consejos a buen seguro tendrás los hongos a raya.

Click aquí para cancelar la respuesta.