Así me convertí en letrista de reggaetón (ese género tan sexual)

Una cosa es evidente. El reggaetón es un género en alza. Es el reality show de la música. Ninguno de tus amigos admite públicamente ver ese tipo de programas pero a escondidas esperan que llegue el miércoles por la noche con el corazón acelerado y tienen concursantes favoritos en las votaciones. Si pudiésemos ver el extracto de tus facturas telefónicas puede que hasta exista algún movimiento sospechoso del tipo: “SALVAR RAFA”.

Ninguno de tus amigos comparte en su Facebook el videoclip del Papi Chulo y sí canciones de Bon Iver, pero los fines de semana cuando suena Nicky Jam en la discoteca parecen sacados de uno de sus videoclips. Cuando suena Enrique Iglesias feat alguien se apodera de nosotros el ritmo ragatanga.

Así que cuando se me ofreció la oportunidad de convertirme en letrista de raeggeton no lo dudé. Lo primero que descubrí es que tenía que aprender a escribirlo correctamente. Esto me costó un par de semanas. Yo siempre he sido bastante purista musicalmente, en mi casa crecí con los Creedence Clearwater Revival, Pink Floyd o Elton John, pero de algo había que pagar las facturas y el anuncio que vi en el periódico me resultó atractivo:

“SE BUSCA LETRISTA DE REGGAETÓN. ABSTENERSE GENTE CON EXPERIENCIA MUSICAL. NIVEL BAJO DE INGLÉS. BIEN REMUNERADO”.

Me pidieron una prueba. Me pasé todo un fin de semana escudriñando la lírica de Daddy Yankee con un diccionario reggaetón -español a mano.

Primera lección, tenía que crear un clima de perreo. Perreo se ha denominado al baile explícitamente sexual propiciado por ese género musical. Movimientos de frotamiento corporal, despojados de pudor, como cuando te pica la espalda y te rascas con el gotelé de la pared pero con otras personas.

Sexy brazilian girl dancing at home wearing pyjamas eyes closed

Segunda lección. Tenía que encontrar un nombre con gancho. Tras mucho deliberarlo opté por Papi Demasoul. Era contundente, tenía flow y no estaba cogido. Ya hay más cantantes de reggaetón que recetas con rúcula y empieza a resultar complicado encontrar un sello personal. Además, lo de “papi” le confería autoridad. El nombre lo tenía que repetir a lo largo de la canción para que quedase meridianamente claro que está cantando Papi Demasoul y no Bruce Springsteen. Hay que evitar este tipo de confusiones por los derechos de autor.

Tercera lección. Tenía que incluir palabras en inglés de forma alterna y sin ningún tipo de coherencia. Algo así como cuando tarareas una canción que no te sabes bien en los conciertos y subes el tono en las cuatro palabras en inglés que sí conoces.

El resultado fue el siguiente:

PAPI DEMASOUL
MI GENTEEEEEEE
PAPI DEMASOUL
ATIENDEEEE
Anoche llegué a casa
Tremenda sabrosura
Te vi por mi ventana
Alteraste mi cordura
Me vuelves crazy con tu body.
Déjame empty, déjame empty.
Me vuelves crazy con tu body,
Estoy caliente, estoy caliente.
Siento un facking bombardeo.
De mi corazón por tu perreo.
Mmmm, mami.
Mmmmm, mami.
Aquí tengo el aceite
para tu tortilla
Es ecológico
No contamina
Me vuelves crazy con tu body.
Déjame empty, déjame empty.
Me vuelves crazy con tu body,
Estoy caliente, estoy caliente.
Quiero que rellenes
mi pasaporte
Pasa por mi aduana
No te cortes.
Me vuelves crazy con tu body.
Déjame empty, déjame empty.
Me vuelves crazy con tu body,
Estoy caliente, estoy caliente.
Esta noche estoy suelto
Como la pata de la mesa
La compré en Ikea
A ti también te espera una sorpresa
Me vuelves crazy con tu body.
Déjame empty, déjame empty.
Me vuelves crazy con tu body,
Estoy caliente, estoy caliente.
PAPI DEMASOUL

La verdad es que nunca me respondieron pero tengo la letra guardada en un cajón, esperando que algún día llegue una discográfica internacional reclamándola. Sí, algún día Papi Demasoul llegará a las discotecas más exclusivas de Marbella pasando por los mayores antros de la geografía española. Estoy convencida.

Click aquí para cancelar la respuesta.